martes, 10 de enero de 2017

PAINE: RECONSTITUYEN ESCENAS POR HOMICIDIOS Y DESAPARICION DE MIRISTAS Y PC


Paine es una comuna enclavada en el fértil valle del río Maipo, un lugar cercano a Santiago. Zona de históricos latifundios, Paine es también tristemente conocida por ser la localidad que registra el más alto porcentaje de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos en relación a su población a causa de la represión posterior al Golpe, según informó en 1990 la Comisión Rettig, la que también pudo constatar que fue aquí donde se hizo más evidente la participación activa de civiles en dicha arremetida represiva. Así, los apellidos Luzoro, Tagle, Oregón, Balcázar, Kast, etc., se asociaron allí al terror dictatorial       

La ministra en visita extraordinaria para causas por violaciones a los Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Marianela Cifuentes Alarcón, encabezó –entre el jueves 5 y el viernes 6- dos diligencias de reconstitución de escena en las causas N° 4/2002 ter Episodio Paine-Fundo Santa Rosa y N°4/2002 D Episodio Paine-Escuela de Chada, con el fin de determinar las circunstancias en que fueron asesinados los compañeros RICARDO CARRASCO BARRIOS y SAÚL CÁRCAMO ROJAS, y el secuestro agravado –desaparición- de CRISTIAN CARTAGENA PÉREZ, respectivamente.

El jueves 5 de enero, se realizó en el ex fundo Santa Rosa la diligencia de reconstitución de escena por los delitos de homicidio de Ricardo Carrasco y de Saúl Cárcamo, hecho ocurrido el 16 de septiembre de 1973, la cual contó con la participación de testigos de los hechos y del procesado Juan Francisco Luzoro Montenegro. Este sujeto, que en la actualidad se dedica a la crianza de caballos, fue un civil derechista y homicida de la primera hora dictatorial, que ha sido procesado por su participación en los secuestros y homicidios de un total de 26 personas de Paine y sus alrededores, delitos cometidos entre el 16 de septiembre de 1973 y el 16 de octubre de ese año.

En tanto, el viernes 6 de enero, se efectuó en la ex Escuela de Chada la reconstitución de escena por el secuestro agravado del profesor Cristian Cartagena Pérez, hecho ocurrido el 18 de septiembre de 1973, que contó la participación de su cónyuge y maestra de la misma escuela, Holanda Vidal Caballero, además de tres sujetos procesados.

Memoria, Verdad y Justicia

Los compañeros Saúl Cárcamo Rojas, 20 años de edad, y Ricardo Carrasco Berríos, 19 años, vivían en Paine, eran estudiantes secundarios –el primero en el Liceo Vespertino y el segundo en el propio de Paine- y militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR al momento del Golpe. Ambos fueron detenidos en un operativo amplio, practicado por dueños de fundos de la zona y por efectivos de Carabineros de la Sub Comisaría de Paine, a cargo del Sargento Manuel Reyes, y ejecutados el día 16 de septiembre de 1973. Dada las condiciones imperantes, las defunciones de estos camaradas no quedaron inscritas en Registro Civil. Por motivos evidentemente humanitarios, sus familiares procedieron a la sepultación de los restos abandonados en la vía pública. Tal situación no pudo ser regularizada.

Dado el temor que se había impuesto en la localidad por detenciones masivas ocurridas en los días anteriores, y dada la activa participación pública como militantes del MIR, ambos jóvenes habían dejado sus respectivos domicilios para cobijarse en el de la familia de Patricio Araya, también perteneciente a la misma organización revolucionaria. Así entonces, el día de los hechos se encontraban en ese domicilio, en el Asentamiento Santa Rosa, las siguientes personas: doña Alejandrina Muñoz y sus hijos Valericio y José Sánchez Muñoz, José Oscar Carvajal Sánchez, todos familiares de la dueña de casa. Además se encontraban pernoctando en la vivienda, Patricio Araya Sánchez (nieto de la dueña de casa), Gustavo González, Saúl Sebastián Cárcamo Rojas y Ricardo Carrasco Barrios, los tres últimos, militantes del MIR. La madrugada del 16 de septiembre de 1973, el domicilio fue objeto de un allanamiento violento con uso de armas de fuego como paso inicial. Todos los moradores fueron sacados al exterior, salvo la dueña de casa y Saúl Sebastián Cárcamo Rojas, quien alcanzó a huir. Los detenidos fueron tirados al suelo, golpeados con puntapiés y culatazos por los civiles acompañantes y por los carabineros, especialmente Ricardo Carrasco, quien fue identificado por uno de los civiles como "el chiricuto".

Patricio Araya, Gustavo González y Ricardo Carrasco fueron subidos a una misma camioneta que mantenía sus focos encendidos. A Ricardo Carrasco, se le dijo: "si eres valiente, empieza a correr", indicándosele el camino por delante. Lo hizo. Y cuando se alejaba, a unos 25 metros de la camioneta, se escucharon gritos "se está arrancando" y le dispararon desde varios puntos. El cuerpo fue tomado y lanzado a una acequia al lado del camino. Los otros dos jóvenes fueron mantenidos en la camioneta.

Enseguida el grupo se dirigió a la casa del joven Cárcamo Rojas, distante a unos tres kilómetros. Este había llegado poco rato antes y había comentado a su madre la situación que afectaba a sus compañeros, añadiendo su intención de abandonar el domicilio en busca de un lugar más seguro. Cuando lo hacía, llegó el grupo aprehensor, por lo que intentó huir nuevamente hacia la parte posterior del sitio. Estos hechos quedaron consignados en las declaraciones de la señora Lucinda del Carmen Rojas, madre de Saúl, en la causa por homicidio rol 39405 1, que se instruye desde agosto de 1990, en el Juzgado de Letras de Maipo, Buin. En su relato ella señala: "Al inmueble ingresaron los sujetos, uno de los cuales era el Sargento Verdugo y un civil de apellido Balcázar (Juan), quien portaba un arma de fuego. Detuvieron a mi marido y lo sacaron de la casa. Lo tiraron en una de las camionetas utilizadas y en las cuales llevaban a las otras personas detenidas momentos antes. Los agentes ingresaron nuevamente. Se escucharon tres disparos en la parte trasera del sitio, en el sector donde había un duraznal. Nada se nos dijo a nosotros. Sin embargo, me ha relatado el testigo Patricio Araya, que los sujetos, luego de producidos los disparos, se acercaron a la camioneta donde estaba mi marido y le dijeron: "¡bájate viejo, que el que andábamos buscando ya está muerto!". Mi marido siempre creyó que sólo lo habían detenido y que lo habían tirado en otra de las camionetas. Sin embargo, al otro día supimos que mi hijo estaba muerto con impactos de bala, en la parte trasera del sitio...". "En horas de la mañana consulté a Carabineros que andaban patrullando el sector, si podía recoger el cuerpo de mi hijo; ellos señalaron que "como estaban en estado de guerra, el que podía se recogía y el que no, quedaba allí no más". Posteriormente, fui donde el padre Guido, párroco de Paine, quien me prestó inestimable ayuda y consuelo en estos dolorosos momentos. El me autorizó para que sepultara a mi hijo en el cementerio parroquial y evitar así la acción de roedores, perros u otros depredadores al permanecer tirado en el suelo. De ese modo se logró sepultar a mi hijo en ese recinto el día 17 de octubre de 1973. Lo mismo aconteció con respecto a Ricardo Carrasco Barrios quien también está sepultado en el cementerio".

José Oscar Carvajal Sánchez declaró en el mismo proceso: "...nos hicieron subir a un vehículo, a mí me tocó una camioneta con mi tío José Victoriano, pero antes de subir alcancé a ver un auto, Volvo rojo, que era de propiedad de Mario Tagle y se hacía acompañar por su hermano Julio Tagle. También distinguí a otro civil, Claudio Oregón, camionero. También pude ver al jefe del grupo que era el carabinero Sargento Reyes".

Iván Israel Cárcamo Rojas, hermano de Saúl, declaró: "mi madre, Lucinda Rojas, reconoció a uno de los civiles que andaba con Juan Balcázar que en ese tiempo tenía camiones..."

"Sentí varios disparos, luego de ello se reunieron en la casa y dieron la orden de bajar a mi padre del vehículo, en ese momento, yo pude pararme y reconocí al Sargento Verdugo de la Subcomisaría de Paine que el parecer dirigía al grupo". Patricio Araya Sánchez declaró en términos coincidentes en la misma causa.

En 1991 se logró regularizar la situación de ambos jóvenes compañeros. Sus cuerpos, después de ser exhumados, fueron identificados por el Instituto Médico Legal y así se pudo inscribir la defunción.

El compañero Cristián Cartagena Pérez, de 30 años de edad al momento de los hechos, era casado y padre de dos hijos. De militancia comunista,  ejercía como Director de la Escuela Básica de Chada. Fue detenido el 18 de septiembre de 1973, en su domicilio, en presencia de su esposa y sus 2 hijos pequeños, como consecuencia de un operativo conjunto de Carabineros, Militares y civiles. Fue trasladado en un vehículo particular hasta la Subcomisaría de Paine junto a otras 8 personas, también detenidas en ese operativo desde sus respectivos domicilios. Todos ellos quedaron en libertad al día siguiente, cosa que no ocurrió con Cartagena Pérez. Carabineros le informó a su familia que éste había sido puesto en libertad junto a los otrosapresados.

Culpables uniformados y civiles de la represión en Paine

La detención y ejecución de los dos jóvenes miristas y del profesor se enmarcan en lo que fue la cruenta represión en Paine, en 1973, la que saldó con 70 ejecutados, 40 de ellos detenidos desaparecidos. Esta represalia masiva era la respuesta civil y militar a la afrenta que representaba para los poderosos que los campesinos y trabajadores de la zona (y del país) se atrevieran a exigir sus postergados derechos y pasaran a decidir sobre el tipo de sociedad que deseaban para ellos y sus familias.

En la represión desbocada participaron carabineros: Nelson Bravo Espinoza, capitán; Raúl Ortiz Maluenda, sargento 2º; Carlos Aburto Jaramillo, cabo 1º; José Retamal Burgos, cabo 1º; Víctor Sagredo Aravena, cabo 1º; Reyes, sargento; Luis Jara, teniente de Pintué; y los carabineros Samuel Ahumada Cabello; Raúl Donoso Figueroa; Alamiro Garrido Ubal; Jorge González Quezada; Víctor Labarca Díaz; Eduardo Molina Armijo; José Piñaleo Pérez y Jorge Verdugo, entre otros.

También se emplearon a fondo milicos de la Escuela de Infantería de San Bernardo: coronel Leonel Köening Alternatt, Director de la Escuela de Infantería de San Bernardo; Samuel Rojas Pérez, teniente coronel; Mario Morales Durán, conscripto; Andrés Magaña Baum, teniente; Pedro Montalvo Calvo, coronel; Iván de la Fuente Sáez, mayor; Hernán Pizarro Collarte, mayor; Ciro Ahumada Miranda, mayor; Juan Carlos Nielsen Stambuck, capitán; Sergio Rodríguez Rautcher, capitán; Luis Cortés Villa, capitán; Víctor Pinto Pérez, capitán; Marcial Cobos Farías, capitán; Jorge Romero Campos, capitán; Luis Villarroel Contreras, capitán; Héctor Maturana Zúñiga, capitán; Luis Garfias Cabrera, capitán; Eduardo Silva Bravo, capitán; Sergio Valdivia M., capitán; y Julio Cerda Carrasco, capitán, entre otros.

No debemos olvidar la participación en esta oprobiosa ola de asesinatos, tortura y humillación post golpe en Paine de los civiles de derecha: terratenientes, empresarios y de lumpen a pago de los anteriores. Así, son apuntados como asesinos del pueblo los siguientes civiles represores: Hugo y Fernando Aguilera; Francisco Luzoro; Jorge Sepúlveda; Tito Carrasco; Claudio Oregón; Darío González Carrasco; Luis Guerrero; Mario, Ricardo y Yule Tagle; Jorge Aguirre; Christian Kast; Luis Mondaca; Segundo Suazo; Miguel González; Patricio Meza; Jorge Nazar y Ruperto Concha (estos últimos 6, mencionados en declaración judicial del sobreviviente Alejandro del Carmen Bustos González, 22 de octubre de 2001; Causa Paine, Fojas 1726 del tomo VII)    

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!


Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Enero 10 de 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario