43191D

lunes, 17 de septiembre de 2018

CAPÍTULO IV: MANUAL DE FORMACIÓN POLÍTICA MIR LA RETAGUARDIA Y FUNCIONAMIENTO DE LA BASE.


COLECCIÓN
MIGUEL ENRÍQUEZ

MANUAL 3

La Brigada de Propaganda MIR Luis Alberto Barra García, distribuye este Manual de Formación Política, aporte hecho llegar por los Compañeros R.A. y L.B.  Este Manual, pertenece a la época de 1974-1975, pensamos que todavía posee elementos fundamentales, y otros que deben actualizarse.  Avanzamos Desde la Memoria al Poder y por ello acogemos este aporte que debe ser enriquecido por todos y todas.  Los Militantes, los ayudistas, los aspirantes, deben diariamente, leer, educarse, investigar y no sólo para contener información, sino que para transformar la actual Realidad.

3.4. Retaguardia sólida

La retaguardia de la base la constituyen las fuerzas y recursos de reserva del partido; los amigos, los comités de resistencia, los frentes más avanzados, todos los recursos en casas de seguridad casas de emergencia, casas buzón, casas de reunión y trabajo, redes de comunicación. La retaguardia de la base en la actualidad debe ser muy amplia y sólida, no puede haber trabajo de base sólido y seguro sin una retaguardia firme y la base debe contar con fuerzas y recursos de reserva y con lugares donde replegarse en caso de ser golpeada por la represión
La compartimentación más estricta es imprescindible para asegurar la supervivencia de la base.
La compartimentación significa construir, separaciones murallas orgánicas entre la base del partido y el resto del partido, no obstante la unidad y centralización política. Es decir cada base debe estar separada del resto de las bases, del partido del CR, de su G.P.M, de su sector. No debe estar conectada con ninguna otra base ni sector del partido, no debe conocer ni ser conocida por otros militantes y/o estructuras. Es decir la compartimentación consiste en la discontinuidad orgánica entre las distintas estructuras, bases y miembros del partido de tal forma que si la represión coge un militante o reprime una base no puede seguir golpeando, reprimiendo a otras estructuras porque no están conectadas ni vinculadas directamente entre sí; o si lo están hay formas de rompimiento de la cadena La compartimentación entre los miembros de la base exige que en lo posible sus miembros no conozcan sus nombres reales entre sí, sus casas, sus familiares, ni sus lugares de trabajo.
3.6. Seguridad
La seguridad consiste en todas aquellas reglas, normas, medidas, que debemos seguir para realizar todas nuestras tareas evitando que los aparatos represivos y nuestros enemigos nos descubran, hostigándonos, asestándonos golpes, desorganizando temporalmente bases o sectores, obligándonos a replegarnos, aniquilando nuestros cuadros.
La seguridad son los dispositivos los métodos y técnicas que utilizamos para evitar que nuestra actividad y organización sea detectada y golpeada por el enemigo.
Existe así la seguridad de la construcción de la base y el reclutamiento y la seguridad del funcionamiento de la base; la seguridad de las comunicaciones, de las reuniones, de las tareas (propaganda, trabajo de masas, trabajo militar) la seguridad de los miembros legales e ilegales; de los Comités de Resistencia y organizaciones de masas vinculadas a la base.
3.7. Enmascaramiento y/o camuflamiento.

Es el arte de ocultar, disfrazar, disimular, encubrir las bases del partido su trabajo, y actividad en las bases de la sociedad real y de la represión. La base debe desarrollar al máximo su capacidad para enmascarar y camuflar su actividad, utilizando para ello distintos tipos de fachada principalmente ya existentes en la sociedad real (clubes deportivos, Centros de Madres, Clubes Juveniles, Organizaciones Culturales, grupos artísticos y folklóricos, grupos de estudio, etc.
Así por ejemplo, un club de rayuela o una cancha de rayuela en una casa puede servir de fachada para la reunión mensual de una base, una partida de fútbol en la cancha del barrio como fachada para el contacto entre el Jefe de la Base y los demás miembros o la misa dominical en la parroquia del barrio y la población, las actividades de la Iglesia, de las parroquias de las comunidades cristianas pueden servir de fachada para la actividad del partido. Lo mismo con la organización y actividad de centros culturales
3. 8. Tamaño pequeño, fragmentación orgánica

Las bases en el actual periodo deben ser núcleos de pequeño tamaño. No más de tres ni menos de dos miembros, así construimos una estructura de reducido tamaño, que disminuye los puntos y flancos de exposición, a la dictadura. La base en el actual periodo no tendrá más de tres miembros ni menos de dos, de este modo es posible mimetizarse más en la sociedad real, en la vida cotidiana, para realizar todas nuestras tareas sin ser descubiertos por el enemigo.
Así siguiendo el principio de organizar a pocos en muchas partes, de fragmentar orgánicamente al máximo el partido, dispersamos orgánicamente nuestras fuerzas obligando a dispersar la acción de represión, haciendo menos efectiva su labor y más efectivo nuestro trabajo
3.9. Espaciamiento de las reuniones

El periodo exige el espaciamiento de las reuniones el distanciamiento de las reuniones, y al mismo tiempo asegura el funcionamiento continuo de la base y el continuo cumplimiento de sus tareas. El espaciamiento de las tareas tiene por objeto disminuir las posibilidades o la exposición a la acción de la represión y se apoya en los principios de autosuficiencia de las bases y de sus miembros.
La base en el actual periodo se reunirá una vez al mes, bajo estrictas medidas de seguridad, pero el Jefe de Base tendrá comunicación semanal con cada uno de sus miembros.

3.10. Autosuficiencia

En el periodo actual es preciso reforzar al máximo el carácter autosuficiente de la base, esto es la capacidad de la base y los militantes para asumir con autonomía orgánica las tareas de dirección en un frente determinado (la conducción ideológica, política, económica, corporativa (gremial), organizativa, militar del trabajo del partido en el frente), para desarrollar sin ayuda desde arriba, la política de alianzas en el frente, el impulso a la lucha reivindicativa, la organización de los C.R. (Comité de Resistencia) para proporcionarse su propio financiamiento (autofinanciamiento) para allegar todos los recursos de infraestructura necesaria (casas seguridad, casas buzón, casas taller, escondrijos, etc.)
3.11. Protección de las estructuras y de las direcciones superiores
La Base y el Jefe de Base deberán guiar su funcionamiento por la ley de protección de las estructuras y direcciones superiores. El funcionamiento de la base, su sistema de comunicaciones debo asegurar la protección del sector y del conjunto del GPM y en especial del Jefe del Sector.
3.12. Formación permanente y acelerada de cuadros
El partido requiere en la fase actual que todas sus bases se esfuercen por elevar el nivel ideológico, político militar, organizativo, técnico y moral de todos sus integrantes. Es decir, por aumentar la capacidad de dirección del conjunto de la base y de cada uno de sus integrantes. Esta es una tarea que debe emprenderse, desarrollarse con carácter de urgente y prioritario; pues el papel que el partido juega hoy en la lucha de clases nacional y las tareas que debe cumplir exigen multiplicar nuestra capacidad de dirección.

BRIGADA DE PROPAGANDA MIR LUIS ALBERTO BARRA
SEPTIEMBRE 17 DE 2018
SEPTIEMBRE SE LLAMA ALLENDE

domingo, 16 de septiembre de 2018

CAPÍTULO III: FORMACIÓN POLÍTICA MIR LO MILITAR Y EL CARÁCTER DE LA CLANDESTINIDAD


COLECCIÓN
MIGUEL ENRÍQUEZ
MANUAL 3
2.20. Carácter político militar.

La lucha de clases es siempre una guerra civil encubierta que estalla como guerra abierta en los periodos de máximo enfrentamiento. La lucha de clases tiene cuatro niveles o formas; ideológico político, económico y militar. Si un partido se propone ser vanguardia de la clase y actuar como vanguardia en cada uno de los enfrentamientos y de los niveles de la luchar de clases entonces debe prepararse también para llevar adelante la lucha militar del proletariado.
Nuestro partido es vanguardia político-militar del proletariado y sus bases y cuadros deben prepararse, desarrollar su capacidad y experiencia militar y ponerla en práctica en cada periodo y coyuntura de la lucha de clases, practicar la lucha armada, hacer uso de la violencia revolucionaria en la lucha de clases.
En nuestro partido todas las bases deben desarrollar tareas militares y en consecuencia todos sus miembros deben formarse militarmente. No puede haber un brazo político y un brazo militar; unos especialistas en tareas políticas y otros especialistas en tareas militares, debemos guiarnos por el principio de que quien quiere aprender de guerra y lucha militar tiene que hacer la guerra y practicar la lucha militar.
2.21. Principio de reproducción

La base o célula es el órgano de reproducción política y orgánica del partido. Este principio se concreta mediante el proceso de creciente fusión del partido y de sus bases con el proletariado de vanguardia. El partido a través de las bases aumenta su influencia en el seno del proletariado, engendra nuevas bases mediante un íntimo trabajo ideológico, político y organizativo; y a través de una rigurosa selección de los mejores cuadros de la clase de sus núcleos más avanzados, decididos y combativos.
La base debe reproducirse permanentemente, esto es extender la influencia ideológica política y organizativa del partido por todo el tejido social. Una base que no crece (en su influencia ideológica, política y organizativa y militar) es una base muerta o a lo más una base que vegeta.
2.22. Principio de la planificación del Trabajo

La base debe trabajar planificadamente solo de esta forma lograra cumplir con la máxima eficiencia su función como núcleo de dirección consciente en el frente cuyo objetivo es mediante lo que pudiéramos denominar la ingeniería política y la audacia revolucionaria, construir una correlación de fuerzas favorable al campo de la revolución.
Trabajar planificadamente significa trabajar con planes esto es con un conjunto de disposiciones que se toman con miras a ejecutar un proyecto dado.
Un plan significa entonces, un proyecto, es decir un fin o un conjunto de fines a alcanzar y un conjunto de disposiciones o medios (instrumentales para alcanzar ese objetivo).
La utilización de determinados medios supone una elección entre diversos medios posibles en cuya elección entran a jugar razones políticas y técnicas.
El ajuste o racionalidad entre fines y medios lo podemos establecer si seguimos un método que nos permite ejecutar el plan con la máxima eficiencia y rigor controlar su ejecución evaluar periódicamente sus resultados corregir errores y deficiencias cambiar los medios o rediscutir el plan en su conjunto.
2.23. Principio de la continuidad de la base en el tiempo.

Si la base es el núcleo de dirección consciente en el frente, es el núcleo organizativo del partido en el frente, la base es una estructura partidaria que debe ser capaz de asegurar su continuidad orgánica en un frente determinado independiente de los hombres que la compongan.
La base debe subsistir independiente de los hombres que la integren, aunque algunas bases puedan estar muy ligadas o marcadas por los hombres que la construyeron. Cada base tiene una historia una experiencia concreta de trabajo en un frente (fabrica (s), fundo, cordón, liceo, etc.) tiene lazos ideológicos políticos, organizativos, militares que se construyen a lo largo de meses y años. Tiene experiencia de lucha, una imagen y un apoyo ganados en la lucha, eso no se puede perder, eso constituye la riqueza, el capital político del partido, esa es la resultante de la acumulación de fuerzas que el partido realiza y que no puede perderse porque desaparezcan los hombres que un día eventualmente la conformaron. Cada base debe tener un nombre una historia, una experiencia y un legado que dejar al partido, que las nuevas generaciones de militantes irán enriqueciendo y superando.

3. EL MODELO ORGÁNICO Y EL MODELO DE FUNCIONAMIENTO DE LA BASE EN EL PERIODO ACTUAL.
El modelo orgánico de la base cambia con los distintos periodos de la lucha de clases para hacer más fuerte, efectivo y seguro el trabajo partidario.
3.1. Clandestinidad revolucionaria

Las bases en el actual periodo deben ser absolutamente clandestinas, es decir un núcleo secreto, desconocido para la represión, oculta a su acción. La clandestinidad consiste en el carácter secreto de la organización, de los miembros, de su funcionamiento y de la utilización de sus tareas pero en el carácter abierto y público de la política y táctica del partido.
La clandestinidad de la vanguardia del partido revolucionario del proletariado es distinta de la clandestinidad de una secta de un grupo cerrado. Esta última es una clandestinidad cerrada sobre sí misma, la primera es una clandestinidad abierta pues supone la vinculación y el trabajo permanente entre las masas. La clandestinidad revolucionaria consiste pues en la capacidad de organizarse como partido al margen de la legalidad vigente y de sus aparatos represivos realizando en forma secreta trabajo entre las masas y desarrollando la lucha económica, ideológica, política y militar.
3.2. Qué es y cómo se construye la capacidad de clandestinidad revolucionaria

La clandestinidad revolucionaria es la capacidad de la base para realizar sus tareas en forma secreta. Es la clandestinidad de la base como estructura el carácter secreto de sus miembros, de su funcionamiento, de sus lugares de trabajo y de reunión, el carácter clandestino y desconocido de sus miembros legales e ilegales y la clandestinidad específica de cada uno de ellos; el carácter secreto y oculto de las tareas que realizan las bases: comunicación, propaganda, organización de masas, trabajo político y militar etc.
3.3. Clandestinidad sumergida en las masas

La clandestinidad sumergida en las masas está ligada al principio de construcción del partido como vanguardia interna de la clase, eso posibilita y determina que la clandestinidad se construya en el seno de las masas apoyándose en ellas, sumergiéndose en ellas, en su actividad y vida cotidiana.
La clandestinidad sumergida en las masas la debe construir la base inmersa entre las masas y con el apoyo de ellas es decir no construir una clandestinidad "artificial". Levantada ex profeso sino construir una clandestinidad "natural" a partir de los recursos que aportan las propias masas bajo la dirección del partido, con el consenso y apoyo de ellas.

sábado, 15 de septiembre de 2018

EL MIR PRESENTE ESTE 11 DE SEPTIEMBRE EN ARGENTINA


EL MIR PRESENTE ESTE 11 DE SEPTIEMBRE DE 2018 EN ARGENTINA
Los compañeros del MIR radicados en el país trasandino repartieron el Boletín N° 26 de la rojinegra Agencia Informativa de la Resistencia AIR, colocaron la bandera partidaria y leyeron en dichos actos el siguiente saludo:

DESDE CHILE, EL MOVIMIENTO DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA (MIR) SALUDA, A TRAVÉS DE LA BASE ROJINEGRA MIRISTA DE BUENOS AIRES, LA CONMEMORACIÓN DE UN NUEVO 11 DE SEPTIEMBRE DE 1973. FECHA OSCURA PARA NUESTRO PUEBLO DONDE SE IMPUSO EN NUESTRO PAÍS LA TIRANÍA, EL EXILIO, LA CÁRCEL, TORTURA, DESAPARICIÓN Y ASESINATOS.

EN AQUELLA ÉPOCA EL ASCENSO DE LAS LUCHAS SOCIALES DEL PUEBLO Y SUS CONQUISTAS DERIVÓ EN SITUACIÓN PRE REVOLUCIONARIA FAVORABLE A LOS TRABAJADORES POR CAMBIOS MÁS PROFUNDOS CON NORTE HACIA EL SOCIALISMO; PERO, LA BURGUESÍA CRIOLLA, EL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO, LAS FUERZAS ARMADAS Y EL EMPRESARIADO CONSPIRARON PARA DERROCAR EL GOBIERNO LEGÍTIMO DEL COMPAÑERO PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE.

CONSUMADO EL GOLPE DE ESTADO SE DIO INICIO DESDE EL MIR Y DESDE EL SENO MISMO DEL PUEBLO A UNA ESTRATEGIA DE RESISTENCIA Y GUERRA POPULAR, CON ÉNFASIS EN LA LUCHA ARMADA PARA ENFRENTAR, AQUELLA POLÍTICA GLOBAL DE CONTRAINSURGENCIA DELINEADA PARA TODO EL CONO SUR DESDE EL PENTÁGONO, Y SU CONSABIDA OPERACIÓN CÓNDOR DE EXTERMINIO HACIA LOS REVOLUCIONARIOS.

LA SALIDA PACTADA DE LA DICTADURA CON LAS FUERZAS DE LA PEQUEÑA BURGUESÍA DEMOCRÁTICA Y DE LA CENTRO IZQUIERDA, REFLEJADO EN LOS SUCESIVOS GOBIERNOS PROGRESISTAS Y REFORMISTAS QUE LE HAN SUCEDIDO, SE EMPEÑARON EN MANTENER LA CONSTITUCIÓN DEL TIRANO, LOS PRIVILEGIOS DE LOS CRIMINALES Y LA PRIVATIZACIÓN DEL PAÍS SIN TOCAR NI UN ÁPICE LOS ENGRANAJES QUE SUSTENTAN EL MODELO DE ACUMULACIÓN CAPITALISTA; Y EN ESE MISMO SENTIDO HAN INFLUIDO Y ADORMECIDO LAS LUCHAS POPULARES PRETENDIENDO MOSTRARNOS UN CAPITALISMO MÁS HUMANO Y BENEFACTOR.

HOY EL PUEBLO RETOMA SU COMBATE, LEVANTA SUS REIVINDICACIONES Y VA REARTICULANDO SUS FUERZAS EN EL CONTEXTO DE REFLUJO TRANSITORIO DE LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS Y ESTADOS SOCIALISTAS, QUE EN LAS DÉCADA DE LOS 60 Y 70 FUERON CONTENSIÓN Y NOS LLEVARON AL EQUILIBRIO ESTRATÉGICO, FRENTE AL AVANCE DEL CAPITALISMO MUNDIAL.

SÓLO LA LUCHA NOS HARÁ LIBRES
PUEBLO CONCIENCIA Y FUSIL

SEPTIEMBRE 2018
MOVIMIENTO DE IZQUIERDA REVOLUCIONARIA
MIR.

CAPÍTULO II: MANUAL DE FORMACIÓN POLÍTICA MIR.


COLECCIÓN
MIGUEL ENRÍQUEZ
MANUAL 3
CAPÍTULO II
MANUAL DE FORMACIÓN MIR
Desde fines de 2017 se ha definido la política de Rearticulación del Movimiento de Izquierda Revolucionaria y este 2018 se ha avanzado en dicho proceso.
Por ello, como Brigada de Propaganda MIR Luis Alberto Barra hemos querido hacer entrega de este Manual de Formación política que corresponde a un Documento emanado entre 1974-1975. 
Es sólo un Manual.  Es necesario profundizarlo y actualizarlo.  Es deber de cada militante, aspirante, ayudista, educarse en los principios teóricos y prácticos que nos conduzcan a la victoria, a forjar un Partido para la Revolución.
BRIGADA DE PROPAGANDA MIR LUIS ALBERTO BARRA
Septiembre de 2018
SEPTIEMBRE SE LLAMA SALVADOR ALLENDE.
Pd: Agradecemos a los Compañeros RA y LB quienes nos hicieron llegar este valioso Documento que ahora socializamos.
PUEBLO CONCIENCIA FUSIL

2.10. El carácter celular y no asambleístico de la base.

La base o célula es un núcleo pequeño, con un número reducido, de miembros, no menos de tres y no más de siete En ella interesa más la calidad que la cantidad.
El carácter celular, pequeño con alta capacidad de dirección consciente, posibilita se cree un grupo homogéneo en que cada miembro cumpla un papel activo en que acción y reflexión van de la mano, en que cada uno puede ser dirigente y dirigido Es decir, se facilita el ejercicio de la dirección consciente y colectiva, pues todos y cada uno de los miembros han desarrollado sus capacidades ideológicas, políticas, organizativas, militares, lo que unido al carácter reducido facilita la participación activa de todos.
La célula pequeña, en que todos se conocen, desarrolla relaciones y vínculos personales de afecto, compañerismo, solidaridad y lealtad, crea una moral y una cohesión de grupo, etc.
2.11. Vanguardia interna de la clase.

Las bases deben construirse en el interior de la clase: en las fábricas, en las minas, en los fundos, en las empresas y obras, ligándose estrechamente a los sufrimientos, aspiraciones y luchas del conjunto de la clase y las masas.
Las bases (vanguardia) deben establecer profundos, amplios y múltiples vínculos con el conjunto de la clase. Deben vivir inmersas en las masas, en su vida cotidiana, empaparse de sus problemas, aspiraciones y reivindicaciones, de sus pequeñas y grandes luchas, de sus triunfos y derrotas, aprender de su cultura, de su lenguaje, de su experiencia.
Así, desde dentro de la clase, siguiendo su movimiento, pero actuando como vanguardia independiente, las bases deben ser capaces de estar presentes en todos los pequeños conflictos de la clase, en cada pequeña lucha económica y reivindicativa de un sector y un frente, en el sindicato, en la población, en la junta de vecinos, en el centro de madre, en el comité campesino, en los centros culturales y deportivos. La base debe desarrollar un nivel ideológico de cada sector de la masa, educar con la propaganda revolucionaria y con la acción, impulsar la lucha ideológica en el seno de las masas y del pueblo, combatir las direcciones reformistas, centristas y pequeño burguesas.
Al mismo tiempo la base debe impulsar la lucha política de las masas en cada frente, propagandeando el programa de la Revolución Proletaria y agitando y propagandeando la plataforma de lucha del periodo. Convenciendo y arrastrando a las masas a la lucha contra la dictadura, organizándolas en el MRP (Movimiento de Resistencia Popular) y en los CRP (Comités de Resistencia Popular), convenciendo y arrastrando a las masas a luchar por los objetivos y reivindicaciones políticas parciales que correspondan a cada etapa de la lucha, sin olvidar jamás la lucha por el Socialismo.
2.12. Principio de autosuficiencia.

Las bases deben tratar de llegar a ser completamente autosuficientes para cumplir su papel de dirección consciente en un frente determinado, siguiendo la línea política del Partido y las directrices del Comité Central
¿Qué supone a llegar a ser autosuficientes?: Un alto desarrollo de la capacidad de dirección consciente. Esto es un desarrollo de las capacidades ideológicas, culturales, políticas, orgánicas, técnicas y morales de sus miembros; una fortaleza orgánica que le permita contar con una retaguardia sólida, con la infraestructura necesaria para desarrollar todas las tareas y con una buena red de comunicaciones y fuentes propias de funcionamiento; una vinculación "interna" con las masas, es decir, "desde dentro" de la clase que le permita desde allí ejercer su papel de núcleo de vanguardia y reproducirse constantemente.
2.13. La Base y la construcción del hombre nuevo.

La base es el crisol y la fragua donde, se depura, y se forja el hombre nuevo del que nos hablara el Che. La base debe actuar como fuente donde se acrisola el militante, donde se depura, superando los vicios y taras que heredamos de la sociedad burguesa, el individualismo, el egoísmo, el subjetivismo.
La base es la fragua donde se forja el revolucionario Allí se templa más duró que el acero la firmeza de los militantes y miembros del partido revolucionario Allí deben ser modelados en la moral del partido, en la moral revolucionaria, educados en la escuela de la lealtad a toda prueba a la clase obrera, al partido, a todos y cada uno de los camaradas.
Nuestros militantes deben ser los mejores, los más conscientes, los más educados en el Marxismo Leninismo, los con mayor capacidad política organizativa y militar, los más esforzados, disciplinados y trabajadores los más humanos y comprensivos y los más inflexibles en el respeto a los principios, los más reflexivos y conscientes, y los más audaces, valerosos y decididos.
2.14. Disciplina consciente.

La disciplina interna en la base y en el partido, no es una disciplina impuesta, es una disciplina consciente al partido, a su programa, a su línea política y a su táctica.
El cuadro, el miembro de la base, no puede ser un simple ejecutor de las políticas, es un dirigente un cuadro con capacidad de dirección en el nivel del frente.
2.15. Principio de flexibilidad orgánica.
La base debe poseer flexibilidad, es decir una cierta capacidad para cambiar de forma de acuerdo a los distintos periodos de la lucha de clases.
La base debe poseer una estructura flexible, que puede reducir o ampliar su número de miembros de acuerdo al periodo (2 a 7 miembros) adoptando un carácter más abierto y público o más cerrado y conspirativo.
2.16. La base como escuela de formación revolucionaria

La base, para cumplir su tarea de núcleo de dirección consciente en el frente y organizador de nuevos contingentes de los sectores más avanzados de la clase que se incorporan al partido, debe funcionar como una verdadera escuela de formación revolucionaria, donde sus miembros día a día van mejorando su formación, su preparación, su capacidad.
La vida misma de la base debe organizarse como una escuela donde se vaya aprendiendo de cada experiencia.
2.17. Formación integral y permanente.

La formación de los cuadros en la base debe ser integral; esto es, desarrollar el conjunto de las capacidades de sus miembros. El proceso formativo debe comprender por consiguiente: la formación ideológica, la formación cultural (artística, científica, literaria), la formación política, la formación militar, la formación organizativa, la formación moral.
La formación debe ser permanente, esto es, no debe detenerse jamás, el miembro de la base debe aprender constantemente a lo largo de toda su vida como militante.
2.18. Carácter colectivo del trabajo.

El trabajo de la base interno y externo, debe ser colectivo, esto es realizando en común, mediante la participación conjunta de todos los miembros de la base. Es la base la que ejecuta las distintas tareas; discutiendo, elaborando y ejecutando en conjunto, y efectuando una discusión interna del trabajo y rotando las tareas y cargos.
2.19. Carácter colectivo de la dirección y carácter relativo de la Jefatura

Hemos dicho que la base tiene por función primordial actuar como núcleo organizativo de dirección, en un frente especifico. Esto supone una tarea de dirección en un frente específico.
Esto supone una tarea de dirección interna y una tarea de dirección de las masas en el frente. Estas tareas deben ser realizadas en forma colectiva por todos los miembros de la base bajo la coordinación y dirección del Jefe de Base.
La Jefatura de base debe ser rotativa, todos deben aprender a ejercer la función de jefe de base.

viernes, 14 de septiembre de 2018

CAPÍTULO I: MANUAL DE FORMACIÓN POLÍTICA MIR AÑOS 1974-1975

COLECCIÓN
MIGUEL ENRÍQUEZ
CAPÍTULO I
MANUAL 3
1. Qué es la Base

1. QUÉ ES LA BASE
La base es el núcleo con capacidad de dirección más pequeño del partido. Es el núcleo dirigente del partido en el seno de la clase obrera y las masas populares, asentado directamente en los frentes.
Podemos afirmar entonces, que sin bases, sin células fuertes; disciplinadas, experimentadas, combativas y con gran capacidad de dirección el partido revolucionario del proletariado no puede existir ni menos cumplir su rol de vanguardia y dirección consciente.
La base en consecuencia el nexo organizacional entre el Partido, la clase obrera y el conjunto de las masas en el ámbito del frente.
Es a través de las células como el partido realiza su papel de dirección consciente y de vanguardia política del proletariado en los frentes.
Las bases son los vasos comunicantes entre el partido y la clase, a través de ellas el partido orienta, dirige y organiza, conduce, y a la vez recibe el caudal de información sobre las aspiraciones, sentimientos conciencia, estado de ánimo y disposición de lucha de la clase obrera y las masas populares, como también los impulsos concretos de su activa
La base es el cerebro y brazo ejecutor de las políticas del partido y a la vez es la inteligencia viva del partido en el frente que apoya y participa en la elaboración de las políticas del partido, con su experiencia, conocimiento, opiniones, y su trabajo concreto
Si las bases no funcionan bien, el conjunto del partido no puede funcionar bien
La base es el núcleo el apoyo en que descansa todo el partido

2. PRINCIPIOS ORGANIZATIVOS Y DE FUNCIONAMIENTO DE LA BASE.
Si la base es el núcleo organizativo con capacidad de dirección más pequeño existente en la estructura partidaria; podemos decir que es un partido en miniatura con una función de dirección de frente por tanto la base tiene los mismos principios organizativos del partido, el GPM o un CR.
2.1. Núcleo organizativo con capacidad de dirección.
La base es una pequeña estructura orgánica con capacidad de dirección sobre la clase obrera y las masas. Ello solo es posible sobre la base de una sólida formación ideológica, política, organizativa, militar y moral.
2.2. Núcleo de vanguardia.
La base es un núcleo de vanguardia, es decir, es la parte más avanzada de la clase en el frente, por tanto su papel dirigente consiste en ir junto a las masas siempre un paso más adelante que ellas, pero nunca más que un paso. La base debe actuar sumergida y desde el seno de las masas como su destacamento de vanguardia en la lucha ideológica, en la lucha económica y reivindicativa, en la lucha política y militar
2.3. Carácter selectivo
La base está integrada por cuadros escogidos, por los mejores hombres de la clase obrera. Sus cuadros sólo pueden ser reclutados de, entre el sector más consciente, disciplinado y combativo de la clase.
La base no recluta a cualquier miembro sólo recluta a los mejores, a los más conscientes, experimentados y combativos cuadros que encuentre en su frente de trabajo. A diferencia del sindicato y las organizaciones de masas, que le interesa incluir y atraer a todos los obreros (atrasados, avanzados y de vanguardia), al partido solo le interesa atraer a sus filas a los mejores, a los cuadros de vanguardia. Por eso decimos que el partido es fuertemente selectivo.
2.4. Principio del Centralismo Democrático
La base se guía en su funcionamiento por el principio del centralismo democrático. El Centralismo Democrático es un principio de funcionamiento interno de partido. El Partido es dirigido centralmente por el Comité Central, sobre la base de un programa una teoría de la organización del partido, una estrategia y una táctica fijados a través del funcionamiento de la democracia interna por el conjunto del partido.
El Centralismo es la dirección y el control de los organismos de dirección del partido sobre las bases, la democracia interna, la dirección y el control ejercidos por el conjunto de las bases y el partido sobre los órganos de dirección y los dirigentes.
Centralismo y Democracia Interna es un principio permanente de funcionamiento del partido que debe encontrar la forma de realizarse en cada periodo.
Centralismo democrático significa que todos los miembros de la base deben considerarse representantes y agentes del partido y su comité central, hallándose obligados a obedecer sus órdenes e instrucciones, a observar todas las leyes y costumbres del ese "ejército en combate", (El MIR) en el que se han enrolado y el que no pueden abandonar sin autorización del Capitán.
La base es parte integrante de un partido organizado, disciplinado centralizado e integrado por revolucionarios profesionales.
El centralismo democrático se apoya en el control de los dirigentes por las bases, en el carácter electivo y periódico de las direcciones, en la crítica y en la autocrítica como proceso permanente de vigilancia de la conciencia sobre la actividad practica del partido, sobre el desempeño de sus militantes, etc.
El centralismo democrático sólo se realiza plenamente si las bases participan activa y creadoramente en la elaboración, definición y decisión de la línea política y la táctica del partido, como en la elección y cambio de las direcciones.
2.5. El carácter marxista - leninista
La base, como el partido, es una base marxista-leninista. Esto significa que se guía en su actividad práctica, en la lucha revolucionaria que orienta, por el marxismo-leninismo, entendido esencialmente como una teoría de la Revolución Proletaria, como una guía para la acción, como una herramienta teórica formidable, que en manos del partido revolucionario e introducida en la conciencia de las masas, se transforma en fuerza material de carácter revolucionario.
Esto tiene como consecuencia práctica para los militantes y miembros la necesidad de estudiar, profundizar y actualizar constantemente sus conocimientos del marxismo-leninismo, de la teoría de la Revolución Proletaria Chilena y Mundial.
2.6. El carácter científico y consciente del trabajo de la base
La actividad de cada militante y cada base no puede ser una actividad empírica, no puede estar guiada por el puro pragmatismo. Por el contrario, debe ser una actividad reflexiva, consiente guiada por el marxismo-leninismo, como teoría científica de la actividad revolucionaria y de la Revolución Proletaria.
2.7. La crítica y la autocrítica
La base debe incorporar a su funcionamiento regular la crítica y la autocrítica, como proceso regular y sistemático.
En que consiste la crítica y la autocrítica: Consiste en esencia, en el control y vigilancia de nuestra práctica, por nuestra conciencia con la ayuda del marxismo-leninismo, en la unión de acción y reflexión de teoría y práctica, en el combate permanente al pragmatismo y al empirismo, al conservadurismo a la conciliación con errores, deformaciones y debilidades. La crítica y la autocrítica no consiste en un mea culpa mensual, o en una golpeadura de pecho posterior a la confesión de errores y "pecados". No impulsamos la autocrítica reformista, sino la crítica y la autocrítica marxista-leninista como proceso de reflexión, investigación y corrección de errores y elevación de la eficacia de nuestra práctica.
2.8. Interacción entre dirección consciente y espontaneidad.
La base es la estructura del partido que vive inmerso directamente en el seno de las masas. Es el eslabón que une al partido, la dirección consciente, el depositario de la consciencia de clase, y a las masas la espontaneidad revolucionaria de la clase.
Las bases deben ser capaces de recoger los impulsos revolucionarios de las masas, no para subordinarse al espontaneismo, sino para recoger la energía, el vigor, la fuerza, la experiencia y disposición de lucha que exista o surja directamente de las masas en los frentes. Las bases deben estar siempre abiertas, iniciativa revolucionaria que surja desde abajo, para encauzarla y guía la por el camino correcto.
Los movimientos espontáneos son propios de las clases subalternas si entendemos por espontaneo todo movimiento o acción no debida a una actividad- educadora sistemática por parte de un grupo de dirigentes ya consciente (dirección consciente, partido), sino formadas a través de la experiencia cotidiana iluminada por el sentido común, o sea por la concepción tradicional popular del mundo, lo que habitualmente llamamos instinto de clase, lo que es también una adquisición histórica de la conciencia, solo que primitiva y elemental.
La base debe estar siempre abierta a esos movimientos espontáneos; acercándose a ellas para darles una dirección consciente, para elevarlos a un plano superior e insertarlos en una correcta perspectiva en el desarrollo de la lucha de clases.
2.9. Carácter profesional de los cuadros
La base solo puede estar integrada por revolucionarios que han hecho de la lucha revolucionaria la profesión de su vida. Entonces el miembro de una base del partido es ante todo un profesional de la revolución, su vida está definida por entero hacia la lucha, su existencia está centrada en la lucha revolucionaria y en el partido, y no puede existir disociación entre su vida privada y su vida política. La vida privada está subordinada a las exigencias de la vida partidaria y la lucha política revolucionaria. Nuestra profesión, nuestro oficio, es ser revolucionario El resto solo pueden ser considerado oficios o profesiones secundarias.
El carácter profesional de los cuadros, no significa que todos los cuadros serán funcionarios rentados del partido. Muy por el contrario, solo un reducido número de cuadros integraran la categoría de profesionales rentados. El partido debe procurar por todos los medios que el aparato burocrático del partido, los funcionarios y profesionales rentados sean una pequeña proporción del total de los miembros.
También el partido y la base deben procurar que el carácter del funcionario profesional rentado sea transitorio, de tal modo que el militante que cumple tareas en el aparato partidario, la pequeña burocracia partidaria, después de un tiempo retome al trabajo productivo normal.
Es decir, siempre en el partido los miembros profesionales no rentado es decir aquellos profesionales de la revolución que combinan la militancia revolucionaria y el trabajo y que por tanto se costean su propia subsistencia y la de su familia, serán la mayoría.
Nota de edición:

La versión utilizada es copia de un ejemplar mecanografiado utilizado en Europa durante los años 74-75. Existen múltiples versiones de este mismo manual