domingo, 28 de mayo de 2017

AVANZA LA JUSTICIA EN CASOS DE DETENIDOS DESAPARECIDOS DE CHILLAN Y CHIHUIO

El paco Jeldres otra vez negando la verdad

Este 24 y 25, respectivamente, se produjeron notorios avances en la aplicación de verdad y justicia en los casos de compañeros detenidos desaparecidos de Chillán y del Complejo Maderero Panguipulli; en éste último, más específicamente del capítulo Chihuío

Por compañeros desaparecidos de Chillán procesan al paco Jeldres y a otros esbirros

El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones de Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de Concepción, Carlos Aldana, dictó éste miércoles 24 de mayo procesamientos por los secuestros calificados (detención y desaparición) de RICARDO TRONCOSO LEÓN y FRANCISCO SÁNCHEZ ARGÜEN, ambos ocurridos el 1 octubre de 1973 en distintos puntos de Chillán, luego de realizar durante dicha jornada -en la capital provincial de Ñuble- reconstituciones de escena y careos en ambas causas.

En el primero de los casos, el magistrado, encausó y sometió a prisión preventiva al coronel (r) de carabineros Patricio Enrique Jeldres Rodríguez, en calidad de autor y al civil, ex miembro del movimiento terrorista "Patria y Libertad", Juan Sepúlveda Peña en calidad de cómplice, del delito de secuestro calificado de Ricardo Troncoso León, hecho ocurrido el 1 de octubre de 1973, en la población El Tejar de Chillán.


De acuerdo a los antecedentes recopilados en la carpeta se logró determinar que alrededor de las 11 horas del 1 de octubre de 1973, Ricardo Troncoso León, fotógrafo y director teatral, seudónimo "Gonzalo Román", fue requerido por efectivos policiales cuando se encontraba en su domicilio ubicado en población El Tejar, Pasaje Sur N° 387 de la ciudad de Chillán, junto a su esposa e hija menor.

"(...) lugar hasta donde llegó una patrulla de Carabineros de la Segunda Comisaria de Chillán, al mando de un teniente, en un jeep y acompañados de un civil apodado "El vuela poco", de nombre Juan Antonio Sepúlveda Peña, procedieron a allanar la vivienda y detenerlo, sin orden judicial ni administrativa competente, trasladándolo hasta el recinto de dicha institución, permaneciendo allí en tal calidad, informándose a la familia, el día 3 del mismo mes y año, que había sido trasladado hasta el Regimiento, donde tal hecho fue negado, desconociéndose su paradero o destino a partir de dicha data", indicó la resolución.

El paco Marabolí contando sus mentiras
Mientras tanto, en el caso de Francisco Sánchez Argüen, encausó y sometió a prisión preventiva al coronel (r) de carabineros Patricio Marabolí Orellana, en calidad de autor del delito de secuestro calificado del mencionado profesor, cometido a partir del día 1 de octubre de 1973.

De acuerdo a la investigación se determinó que alrededor de las 20:40 horas del 1 de octubre de 1973, en circunstancias que Sánchez Argüen se encontraba en su domicilio ubicado en calle Libertad N° 715, en compañía de su mujer y 6 de sus 7 hijos, "(…) fue detenido, sin orden judicial o administrativa competente, por una patrulla de Carabineros al mando de un teniente, los que vestidos con tenida de combate y portando armas largas, lo introducen a uno de los vehículos en que se movilizaban".

Posteriormente, se agrega que "(…) trasladándose –con el detenido-, a un departamento de su propiedad, ubicado en calle Libertad N° 39, departamento N° 22, el que fue allanado, mientras Sánchez Argüen permanecía sentado en el móvil policial y custodiado por Carabineros. Una vez concluido el registro, fue trasladado a la Segunda Comisaría, en cuyo trayecto fue también detenido Mario Garrido Carrasco, quien fue introducido al mismo jeep en que iba Sánchez Argüen, ambos conocidos de antes, por haber trabajado juntos, siendo ingresados a la indicada unidad policial, donde quedaron en celdas separadas y, después de ser sometido a interrogatorios en ese lugar y fecha, no se tiene noticias del paradero o destino del señor Sánchez Argüen", explicó el fallo.

"Eran diligencias esenciales y por ello se sometió a proceso a tres personas por los delitos que se están investigando. Es un avance para las causas de Derechos Humanos, así que regreso (a Concepción) con la tranquilidad que se está cumpliendo con lo programado para su tramitación", aseveró el ministro Aldana.

Sólo unos pocos huesos de campesinos masacrados por los milicos en Chihuio son entregados a sus familiares

El ministro en visita en causas de derechos humanos, Álvaro Mesa Latorre, entregó los restos óseos a los familiares de dos víctimas del denominado caso Chihuio, que fueron identificadas recientemente por el Servicio Médico Legal.

La emotiva ceremonia en el SLM de Valdivia
Los restos entregados corresponden a RUBÉN VARGAS QUEZADA y FERNANDO ADÁN MORA GUTIÉRREZ, los que murieron a manos de militares que participaron en un operativo que terminó con la masacre de 17 trabajadores agrícolas del Complejo Maderero Panguipulli, en 1973, cuyos cuerpos fueron posteriormente hechos desaparecer. De otro compañero, ejecutado con los anteriores, afortunadamente sus restos fueron habidos. En total fueron 18 las víctimas del odio genocida en los Baños de Chihuio.

Durante la ceremonia, el ministro Mesa señaló "lo que se hizo hoy en el Servicio Médico Legal, fue la entrega de restos óseos de víctimas del caso Chihuio a sus familiares. Junto con la entrega de los restos óseos, se hizo entrega de los resultados de laboratorio, donde se identificó a su familiar que fue víctima de este suceso".

"Se hizo además, una entrega simbólica a las familias de personas que ya habían sido identificadas anteriormente, es decir, sin la entrega de restos óseos, dado que las muestras de sus familiares fueron consumidas en el proceso de reidentificación. En este caso están José Barriga Soto, José Rosamel Cortés Díaz, Sebastián Mora Oses y Ricardo Segundo Ruiz Rodriguez" agregó el magistrado.

El ministro Mesa, además informó a los familiares respecto de las diligencias que se han realizado para rectificar la causa y lugar de muerte de los detenidos desaparecidos de este caso "se ha avanzado en este tema. Ahora en los certificados de defunción figura el lugar correcto de fallecimiento de sus familiares que es Baños de Chihuio y estamos en una segunda etapa que consiste en colocar la causa de la muerte, que será como señala la sentencia, que fue una: Ejecución por Acción Militar".

Hasta el momento se han logrado identificar 12 de las 17 personas ejecutadas en esta causa, frente  lo cual el ministro señaló "respecto de las cinco personas que faltan por identificar, hemos hablado con el Servicio Médico Legal y los peritos, que puede existir la posibilidad -dado que la tecnología avanza año a año- que hacia futuro se envíen nuevas muestras y puedan ser identificadas".

Por su parte, los familiares de Rubén Vargas Quezada y Fernando Adán Mora Gutiérrez, agradecieron el compromiso y dedicación de todos los profesionales y estamentos que tuvieron participación en la identificación de sus familiares.

Para finalizar, el Ministro en visita valoró el trabajo de las familias en el proceso de esclarecimiento de los hechos, pues a su juicio, su labor ha sido fundamental para que las investigaciones se sigan desarrollando.

Cabe destacar que en los días posteriores al golpe de Estado de septiembre de 1973, la casa de administración del fundo “Chihuio” (Valdivia), de propiedad de Américo González, se convirtió, para 18 campesinos de la localidad, en un centro de exterminio. Ubicado en la precordillera, a casi 300 Km. de Valdivia, el fundo “Chihuio” sirvió como centro de detención y tortura para las fuerzas represivas de la región. Campesinos de Futrono, Llifen, Curriño, Arquilhue y Chabranco fueron llevados desde sus hogares o lugares de trabajo hasta esta localidad, después de ser detenidos por soldados pertenecientes a la Cuarta División del ejército, al mando del ex general Héctor Bravo Muñoz, y apoyados por civiles de la localidad, incluyendo a Américo González. Los soldados habían llegado hasta las diferentes localidades con lista en la mano.

Según testigos, los detenidos fueron duramente golpeados durante su detención y trasladados en camiones del ejército hasta el fundo “Chihuio”, donde fueron salvajemente torturados y luego asesinados.  Se cree que todos murieron lentamente, a causa de las torturas.

Un joven de la localidad y que conocía a muchas de las victimas vio los cuerpos antes de que fueran enterrados y declaro ante el jurado que los cuerpos mostraban terribles marcas de tortura y mutilación: ...”estaba Daniel Méndez y le faltaba los dos brazos. A Rubén Vargas le habían cortado las orejas, y a Rubén Duran estaba con la mitad de su cara contada en pedazos. A Juan González con una puñalada en el pecho y un balazo atravesando sus pulmones. A Segundo Pedreros con un brazo menos, y Orlando Barriga con sus manos cortadas. Y Rosendo Rebolledo, con una pierna menos...y.....los 18 cuerpos estaban horriblemente mutilados...”.

Los 18 campesinos permanecieron desaparecidos por más de 17 años. Se sabe que sus cuerpos fueron exhumados ilegalmente en 1979 (probablemente por miembros del ejército y/o la CNI), lo que implicó a la postre que en 1990, y después de un largo trabajo por parte de los grupos de Derechos Humanos, sólo parte de sus restos fueran encontrados.

Los compañeros asesinados en Chihuio son:
Carlos Acuna Inostroza; Orlando Barriga Soto; José Cortez Díaz; Rubén Duran Zúñiga; Luis Ferrada Sandoval; Eliécer Freire Caamaño; Narciso García Cancino; Juan González Delgado; Daniel Méndez Méndez; Fernando Mora Gutiérrez; Sebastián Mora Osses; Segundo Pedreros Ferreira; Rosendo Rebolledo Méndez; Ricardo Ruiz Rodríguez; Carlos Salinas Flores; Manuel Sepúlveda Rebolledo; Rubén Vargas Quezada; Andrés Silva Silva.

________________________________

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!


Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Mayo 28 de 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario