sábado, 13 de mayo de 2017

COMPAÑERO ALEJO: UKAMAU LE RINDE UN FRATERNAL Y COMBATIVO HOMENAJE


“¡Chico Alejo, presente!
Se fue uno de los imprescindibles”

Comunicado del Movimiento Ukamau de Chile, ante el asesinato del revolucionario chileno, José Muñoz Alcoholado. José fue sicariado en la ciudad de Caracas esta semana

En AlbaTV –public. 13/4/17

Profunda tristeza por el asesinato en Caracas, Venezuela, de nuestro compañero, amigo, incansable organizador, José Muñoz Alcoholado. Su nombre más conocido en la lucha clandestina y revolucionaria: "Alejandro”. Para nosotras y nosotros, sin embargo, siempre será el “Chico Alejo”.

Una de esas personas imprescindibles, de esas que luchan toda su vida, ha partido.

Hijo del Capitán de Carabineros, José Muñoz, uno de los pocos oficiales de Carabineros que permaneció leal a la Constitución defendiendo al Presidente Allende en La Moneda, y de la señora Sonia Alcoholado, quien junto a su marido ayudó a sobrevivir a muchos perseguidos por la dictadura.

Desde muy temprano su conciencia de la crítica situación política del país y su amor por el pueblo, lo llevó a asumir un compromiso revolucionario y decidir tomar las armas contra la Dictadura, emprendiendo con sus compañeros algunas de las primeras acciones de lo que después sería el Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

En Cuba, dónde fue enviado para formarse, destacó por su capacidad política. Aprendió el arte guerrillero y comprendió la necesidad de la solidaridad de nuestros pueblos en lucha, por lo que partió a la Nicaragua revolucionaria, para formar parte de los Batallones de Lucha Irregular que luchaban contra los Contrarrevolucionarios. Siempre se le vio en la primera línea de combate, no dudando un segundo en entregar su vida por un pueblo hermano si eso era necesario.

Regresó a Chile como miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria- MIR, a fines de los años 80. Muchos creyeron que la alegría llegaría con el fin de la dictadura, a través del acuerdo por arriba entre la naciente Concertación, los militares y la derecha económica, avalado desde los EE.UU. hasta el Vaticano. Pero el Chico Alejo tenía claro los límites y restricciones de esta falsa democracia, que hoy son para todos evidentes, por lo que en vez de desmovilizarse, en vez de irse para la casa, junto a otros jóvenes militantes impulsó una profundización del proyecto mirista que dio vida al MIR-EGP-PL.

Durante los ´90 reconstruyeron su organización partidaria y llevaron adelante una intensa lucha subversiva contra la instalación del acuerdo de los dueños del poder y la riqueza. Siempre intentaron la unidad de las distintas fuerzas de la izquierda revolucionaria, por lo que impulsaron una alianza con otras organizaciones de lucha. Los mismos sectores políticos de la Concertación que hoy están hundidos hasta el cuello en distintas tramas de corrupción política en el país, decidieron que los revolucionarios debían ser no sólo combatidos, sino exterminados. La lucha fue ardua y se saldó con una gran cantidad de revolucionarios muertos y detenidos. El Chico Alejandro, junto a otros valiosos compañeros, se tuvo que ir del país.

Partió de inmediato a tareas internacionalistas, organizando, creando redes en Argentina, Uruguay, Brasil. Combatió por diversas tierras de este continente. Soñó el proyecto NuestroAmericano, por lo que fue un articulador que trabajo con diversos movimientos políticos y sociales en toda su América Morena y más allá. Las montañas de Colombia o los llanos venezolanos fueron marcados por su impronta rebelde. Conociendo en carne propia lo que significaba un golpe de estado, con sus secuelas de muertos, desaparecidos, torturados y prisioneros políticos, y haciendo honor a la memoria de los cientos de militantes del MIR que dieron su vida en la lucha contra la dictadura en Chile, no dudó en resistir junto al pueblo venezolano, con las armas en la mano, el golpe de Estado del 2002.

En Chile y en particular para Ukamau, el Chico Alejandro siempre fue pieza anónima pero fundamental. Siempre preocupado del impulso político de nuestro espacio, ya que desde los ´90 intentamos demostrarle concretamente que si la revolución no crecía desde nuestros territorios, con nuestra gente, construyéndose desde las y los más humildes, siempre estaríamos en desventaja frente a nuestros enemigos de clase.

Guerrillero, revolucionario, militante, padre, amigo, hermano, compañero. Estas semanas se encontraba en las tierras de Bolívar luchando por la unidad de los revolucionarios venezolanos para hacer frente a la intentona golpista del imperialismo. Además, se aprontaba a regresar a Chile, donde no dudamos habría sido un aporte en este nuevo escenario político que requiere de un sector de izquierda fuerte para salir del neoliberalismo y evitar la repetición de las mismas prácticas de la Concertación, que han permitido que nuestro país se encuentre en la profunda crisis actual.

En medio de estas labores, la tarde del jueves recién pasado fue cobardemente asesinado por sicarios armados, dejando a muchas y muchos de sus amigos y compañeros en Nuestra América con una profunda tristeza y un recuerdo imborrable desde la Patagonia al Mar Caribe.

¡Compañero Chico Alejandro, nuestro homenaje será la victoria!
¡La lucha continua!

Ukamau

12 de Mayo 2017


*****

No hay comentarios :

Publicar un comentario