sábado, 20 de mayo de 2017

LAS MENTIRAS DE CHEYRE: SU PASADO Y LA HISTORIA LO ACUSAN

Su acusador, Nicolás Barrantes Alcayaga

Esta semana, nuevamente le tocó a Juan Cheyre asistir a tribunales a responder por las acusaciones que seriamente se le hacen por su participación en torturas y asesinato de detenidos políticos en octubre de 1973. Ello, en el marco de la fatídica Caravana de la Muerte y cuando esta aterrizó en el regimiento ‘Arica’ de La Serena, donde el huidizo milico fungía como 2º al mando

Juan Emilio Cheyre, quien fuera comandante en jefe del ejército entre 2002 y 2006, fue nuevamente interrogado (17/5/17) por la justicia y careado frente a uno de sus acusadores (un sobreviviente, digámoslo), tras ser acusado de ser cómplice de la muerte de 15 personas dentro del horroroso cometido represivo que se conoce como “Caravana de la muerte”, durante el período de la dictadura cívico-militar (1973-1990).

Cheyre, “se declara inocente de todos los cargos”, señaló a los periodistas el ministro para casos de atropellos a los derechos humanos, Vicente Hormazábal, quien tomó declaraciones al otrora oficial de ejército por más de ocho horas. El juez informó que éste, “no se acordaba de los hechos puntuales, ni de las imputaciones que se le hacían, pero sí prestó colaboración”. Resulta extraño afirmar que el acusado presta “colaboración”, en circunstancias que jamás ha pretendido siquiera relatar la verdad sobre los horribles hechos ocurridos en La Serena cuando pasó por ahí el funesto raid (a cargo del también siniestro Arellano Stark), y en donde fehacientemente se sabe que a él le cupo una fundamental participación.

Hormazábal investiga el caso Caravana, referido a una jauría de miembros del ejército que recorrió el país por orden del chacal Pinochet luego del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, con el fin de exterminar a opositores políticos y dirigentes sindicales, todos detenidos en malas condiciones, desarmados y fuera de cualquier proceso legal. A esta operación de exterminio se le atribuyen al menos 97 asesinatos y desapariciones forzosas.

El 26 de abril pasado, la justicia dictó acusaciones en contra de Cheyre por su participación en el fusilamiento de 15 personas en el Regimiento Arica de La Serena, el 16 de octubre de 1973, cuando éste sujeto era teniente. En dicha ocasión, el juez Mario Carroza, también a cargo de casos de atropellos a los derechos fundamentales, dictó una resolución en la que acusa como cómplice del secuestro y homicidio de 15 personas al ex oficial.

En abril, Carroza había asegurado que, "Se dictó acusación respecto a las personas que fueron ejecutadas en el regimiento Arica, de La Serena. Se dictó acusación contras todas aquellas personas que estaban ya procesadas con anterioridad, entre esos el general. Hoy se le da traslado a los querellantes y luego presentarán sus defensas las personas sobre las cuales se ha dictado acusación. Luego vendrá la prueba y la sentencia definitiva que tengo que dictar, donde deberé hacerme cargo de los argumentos de la defensa".

En el marco de esta investigación, el milico retirado estuvo detenido menos de una semana, junto a otras ocho personas, siendo lamentablemente liberado al pagar una fianza de 1 millones de pesos.

¿Quién es su acusador?

El denunciante, Nicolás Barrantes Alcayaga, quien tenía 17 años a la fecha de los horribles sucesos, acusa haber sido víctima de torturas por parte de Cheyre y reconoce que -un día ante que la Caravana de la Muerte se desarrollara en la Serena- vio a Cheyre y que se le grabó su cara.

Compañero Marcos Barrantes Alcayaga
Nicolás es hermano de MARCOS BARRANTES ALCAYAGA, una de las 15 víctimas de la comitiva encabezada por el fallecido Sergio Arellano Stark. Él fue detenido en octubre de 1973, en Ovalle y luego trasladado al regimiento Arica en La Serena, donde fue amarrado y colgado de los pies, boca abajo, para recibir culatazos de parte de militares. Le taparon la vista con un pañuelo, sin embargo, por cuestiones del destino, la venda no tapó por completo su ojo derecho, por lo que pudo registrar momentos de su tortura.

En varias entrevistas, Nicolás ha recordado una conversación que tuvo al ser detenido, cuando uno de sus compañeros le preguntó: “¿Cómo te trató Cheyre?, es el que le pega a todos”, a lo que él contestó: “Entonces él fue el que me golpeó, me torturó, me pateó, me preguntaba”.

“Ahí fui asociando y después con el tiempo vi fotos de él, la boca es inconfundible, después escuché su voz por la televisión. Es la misma persona que a mí me torturó en el Regimiento de La Serena”, declaró.

No es el único testimonio. Cecilia Marchant, simpatizante del MIR, aseguró que al momento de ser detenida en 1973, “entró Cheyre y fue el que yo recuerdo que empezó a llamar a la gente que después fueron fusilados. Cuando a mí me detuvieron, una de las primeras declaraciones que me hicieron en el regimiento me la tomó él, por lo tanto yo ya lo ubicaba (…) Cuando me fueron a detener a la estación de ferrocarriles de La Serena, Cheyre también iba en el grupo”.

La historia según Cheyre y el desmentido de una de sus víctimas

La defensa del inculpado siempre afirma que ha entregado, “numerosos antecedentes documentales que demuestran la inocencia” del sujeto, lo que nunca ha sido efectivo. A la vez, viven lamentándose “que estas diligencias sean utilizadas por manifestantes desconocidos para politizar el trabajo judicial”, como si los delitos cometidos por la pandilla miliquera sean sólo faltas menores, que hasta podrían ser tratadas en juzgados de policía local.

Luego del careo de éste miércoles 17, una de sus víctimas y sobreviviente del horror vivido en octubre de 1973, informó que Cheyre niega completamente las acusaciones, afirmando haber estado en actividades meramente administrativas en la Intendencia. Nicolás Barrantes le contestó, “que cómo puede ser posible, si en ese tiempo estábamos en guerra, las fuerzas armadas estaban en guerra contra el pueblo desarmado. A los que eran de la Unidad Popular los tomaban presos, los torturaban, los mataban y los hacían desaparecer. Él niega cosas innegables, no puede negar que estábamos en plena guerra, donde los tipos hacían y deshacían.”

Consultado Nicolás sobre su reacción cuando escuchaba los embustes de Cheyre, negar todos los hechos, señala que, “he escuchado tantas declaraciones de esta persona, que sé que niega descaradamente. Sé que busca argumentos para esconder la verdad, esconde la verdad porque es un cobarde.” La víctima pudo encarar al verdugo: “Le dije en su cara que él era la persona que me había torturado en el regimiento en La Serena. Lo apunté con el dedo: esta persona me torturó, estoy completamente seguro, cien por ciento seguro de que fue la persona que me torturó. Y fue una sola vez, ni dos, ni tres, ni cuatro. Después me trasladaron a la cárcel, donde estuve 45 días preso, donde no pasó un día en que no escuchara que Cheyre hizo un allanamiento, que tomó prisionero a alguien, que torturó a éste, que llegaban los presos del regimiento todos molidos, porque él los había torturado.”

"La evidencia y los testigos son muchos, no puede seguir negando lo innegable. La justicia avanza con paso seguro, no puede dictar acusación contra una persona sin estar segura de que él estuvo ahí y que fue cómplice de los crímenes en contra de 15 compañeros, incluido mi hermano.”

Nicolás es claro: “Yo lo único que pido es justicia y cárcel efectiva para el criminal. Los otros criminales que están en el juicio también, porque son cerca de 17 personas que tienen que rendir cuentas e ir a la cárcel.”

________________________________

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!


Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Mayo 20 de 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario