domingo, 9 de julio de 2017

EXUNIFORMADOS Y UN PATRIA Y LIBERTAD ENFRENTAN JUSTICIA POR CRIMENES DE PRESOS POLITICOS EN 1973

Cro. Pedro Millalén Huenchuñir

Jueces que investigan causas por delitos en contra de los DD.HH. acusan y procesan a exmilicos y pacos, también a un terrorista de Patria y Libertad, quienes participaron en diversos casos de aprehensión de compañeros que fueron fríamente ejecutados o que aún permanecen en calidad de detenidos desaparecidos. Además, se realiza reconstitución de escena relacionada con crímenes de combatientes del MIR en las cercanías de Chillán, los cuales intentaban levantar un foco armado antidictatorial luego del Golpe

Pedro Millalén fue detenido y desaparecido por carabineros y dueños de fundo de Lautaro

Por su responsabilidad en el delito de secuestro calificado (detención y desaparición) del compañero del PC PEDRO MILLALÉN HUENCHUÑIR, ilícito perpetrado a partir del 29 de septiembre de 1973, en la comuna de Lautaro, el ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de Temuco, Álvaro Mesa Latorre, dictó acusación en contra de tres miembros en retiro de carabineros por su responsabilidad en los hechos.

Pedro contaba 35 años de edad a la fecha de su detención y posterior desaparición; estaba casado y tenía 3 hijos. Se dedicaba a labores agrícolas y era un destacado y conocido dirigente Mapuche y militante del Partido Comunista.

En la resolución (causa rol 45.367), el ministro Mesa acusa en calidad de autores del delito a Jorge Schweizer Gómez, Marcia Vera Ríos y Domingo Campos Collao.

En la etapa de investigación, el ministro en visita logró establecer los siguientes hechos:

"A partir del 11 de septiembre de 1973, en la 1° Comisaría de Carabineros de Lautaro el mando a cargo de la unidad, entre los que se cuentan el mayor Jorge Enrique Schweizer Gómez y al capitán Marcial Edmundo Vera Ríos, organizó y coordinó un grupo especial de carabineros, entre los que se encontraban Juvenal Santiago Sanhueza Sanhueza, Enrique Ferrier Valeze (fallecido), Mario Ponce Orellana, y el cabo Domingo Antonio Campos Collao, entre otros, quienes estaban bajo las órdenes del teniente Orlando Huerta Ávila y que colaboraron con personal del Ejército del regimiento "La Concepción" de Lautaro, realizando patrullajes conjuntos por la zona rural dependiente de la unidad policial antes indicada, a la vez que procedían a indicar los nombre y domicilios de personas que posteriormente fueron detenidas y llevadas a la comisaría para ser interrogadas en distintas dependencias de esa unidad; o que fueron retiradas por este grupo especial de carabineros y persona militar para ser llevados a lugares desconocidos hasta la fecha".

Añade: "el día 29 de septiembre de 1973, en horas de la tarde, una patrulla de carabineros de la 1° Comisaría de Lautaro que se movilizaba en una camioneta Chevrolet, de color verde claro, de propiedad de un civil de la ciudad de Lautaro, en conjunto con dos civiles, se dirigieron hacia el asentamiento denominado "Elmo Catalán", nombre que cambió a "Campo Lindo" posterior al 11 de septiembre de 1973, o fundo Hueiqueco, distante a 16 kilómetros de la ciudad de Lautaro; ingresaron a un potrero donde se encontraba trabajando Pedro Millalén Huenchuñir junto a otros campesinos. Una vez detenido, Millalén es brutalmente golpeado, tanto por los civiles como por carabineros, quienes llegaron armados. Posteriormente fue conducido al fundo de Bernardo Mario Fagalde Sandoval, desconociéndose desde entonces sus paradero".

"(…) la esposa de Millalén Huenchuñir, doña María Sandoval –continúa–, que hacía solo ocho días había dado a luz, concurrió a preguntar por él a la Comisaría de Lautaro, donde le respondieron que lo habían dejado en libertad, sin darle mayores explicaciones. Posteriormente a esto, interpuso una denuncia ante el Juzgado de Crimen de Lautaro, por la desaparición de su marido".

Cabe agregar que en 2005, la justicia ya había condenado por la detención y desaparición del compañero Millalén a los hermanos Germán y Mario Fagalde Osorio, dueños del predio "Los Albertos", colindante al asentamiento mapuche conocido como Elmo Catalán o Hueiqueco, quienes fueron reconocidos por diversos testigos como parte de la comitiva de carabineros que llegó a detener a este militante comunista. Germán Fagalde Osorio fue castigado a la pena de seis años de presidio mayor en su grado mínimo, sin beneficios; mientras que a Mario Fagalde Osorio se lo sancionó (o perdonó) con tres años y un día de prisión remitida; es decir, con la posibilidad de cumplir su condena bajo el beneficio de la libertad vigilada. Además, en aquella oportunidad se sentenció al ex cabo segundo de la policía, actualmente fallecido, Enrique Ferrier Valieze, a la pena de cinco años y un día de prisión efectiva, teniendo todos los mencionados el carácter de autores del delito de secuestro calificado.

Esta sentencia fue ampliamente valorada entre las organizaciones que se dedican a la defensa de los Derechos Humanos, pues fue la primera vez que la justicia chilena castigaba a civiles que sin haber tenido ninguna participación activa en los organismos represivos que operaron durante la dictadura cívico-militar -como fueran los casos de Osvaldo Romo o Miguel Estay Reino, "El Fanta"- colaboraron con la detención y desaparición de personas.

A Domingo Pérez San Martín lo mataron los milicos, a golpes y frente a sus hijos

Por su responsabilidad en el delito de homicidio de DOMINGO PÉREZ SAN MARTÍN. Ilícito perpetrado en octubre de 1973, en Valdivia, el ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los DD.HH. de las jurisdicciones de Temuco, Valdivia y Puerto Montt, Álvaro Mesa Latorre, dictó acusación en contra de dos miembros en retiro del ejército.

En la resolución (causa rol 2-2013 V), el ministro Mesa acusó a Marco Augusto Aguirre Mendiboure y Heraldo Celedonio Grandón Stuardo en calidad de autores del homicidio del trabajador de 39 años.

En la etapa de investigación, el ministro en visita logró establecer los siguientes hechos:

"A.- El día 28 de octubre del año 1973, en horas de la noche y vigente el toque de queda, concurre al domicilio de don Domingo Pérez San Martín, 39 años, viudo desde el día 28 de septiembre de 1973, cuidador de los terrenos donde se construiría las casas de los asociados al sindicato de la empresa "Laminadora de Maderas" de la ciudad de Valdivia, una patrulla militar con varios soldados conscriptos, entre los que se encontraba Heraldo Celedonio Grandón Stuardo, y que era dirigida por el capitán de ejército Marco Aguirre Mendiboure.

B.- Dichos militares ordenaron que el señor San Martín saliera de su hogar, para luego agredirlo en forma reiterada utilizando sus puños y las culatas de fusiles. Acto seguido, se retiraron sin socorrer a la víctima ni dar cuenta del hecho a la autoridad.

C.- El malherido ingresó a su casa en estado agónico, donde fue recibido por sus hijos de 6, 10, 11 y 13 años de edad, quienes al día siguiente logran trasladarlo hasta el hospital.

D.- No obstante la ayuda médica, el señor Domingo Pérez San Martín fallece pocas horas más tarde, a las 11:30 h. del día 29 de octubre de 1973 en el Hospital John Kennedy de Valdivia, por compresión encefálica por un hematoma traumático extra plural-traumatismo torácico complicado, producto de las múltiples lesiones; los cuatro menores quedaron huérfanos, ya que habían perdido a su madre hacía solo un mes".

Sin duda, en éste caso se demuestra el exacerbado odio de la milicada golpista en contra de los trabajadores y el pueblo en los primeros años de la dictadura cívico-militar. Tal inquina fue instilada por sus mandos, por gorilas entrenados en la Escuela de las Américas yanqui, y por la derecha política y económica, la cual instigó el Golpe, avivó la represión y dio sustento político al largo régimen dictatorial.

Los pacos y un hijo de puta de Patria y Libertad hicieron desaparecer a Luis Maldonado Ávila

Por el secuestro calificado (detención y desaparición) del compañero del PS LUIS BERNARDO MALDONADO ÁVILA, perpetrado en la ciudad de Temuco, a partir del 22 de septiembre de 1973, el mismo juez Mesa Latorre dictó procesamiento en contra de 3 miembros de carabineros en retiro por su responsabilidad en tal crimen de lesa humanidad.

Cro. Luis Maldonado Ávila
En la resolución (causa rol 53.680), el ministro instructor sometió a proceso a Eduardo Riquelme Rodríguez, como cómplice; y a Hugo Opazo Inzunza y Ernesto Garrido Bravo, como encubridores del delito.

En la etapa de investigación, el ministro Mesa logró establecer los siguientes hechos:

A.- Que a partir del 11 de septiembre de 1973, a raíz de los sucesos acaecidos en el país, en todas las comisarías se formó un grupo operativo denominado "comisión civil", dedicado labores de inteligencia que consistían en averiguar situaciones de búsqueda de información respecto de grupos violentistas, detención de personas que estaban consideradas en los bandos militares, entre otras; es decir, eran labores que escapaban a los procedimientos comunes policiales.
En el caso de Temuco, dicha comisión dependía de la Segunda Comisaría de Carabineros de esta ciudad y estaba integrada al menos por un Teniente que dirigía al grupo compuesto por Juan Fritz Vega (fallecido), Omar Burgos Dejean (procesado a fs. 1.139 de esta causa), y otros dos suboficiales de esa misma unidad policial. Grupo que obviamente debía actuar atendida la estructura jerárquica de carabineros bajo las órdenes superiores que correspondan.

B.- Que las personas detenidas por el grupo aludido eran llevadas a los calabozos comunes de la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, las que sólo podían ser interrogadas o visitadas por los miembros de esta comisión civil, no pudiendo tener contacto con ellos el resto de la dotación de esa unidad.

C.- Que manteniendo la ilación anterior, el 22 de septiembre de septiembre de 1973, Luis Bernardo Maldonado Ávila, estudiante de la carrera de Ingeniería en Ejecución Mecánica de la Universidad Técnica del Estado, conversaba en las afueras de dicha casa de estudios, ubicada en calle Prat -entre calles Rodríguez y Portales- de esta ciudad, junto a Orwald Casanova Cameron, compañero de estudios y un profesor de apellido Sanceledonio. En esos momentos Casanova Cameron vio rondar en varias oportunidades una camioneta marca Chevrolet, abordada por personas de civil y conducida por Jorge Chovar Aguilera (procesado a fs. 1.139 de esta causa), conocido simpatizante del Partido Nacional, del grupo Patria y Libertad de la época y por su cercanía con personal uniformado de diferentes instituciones armadas, siendo visto en reiteradas ocasiones junto a ellos en las calles de Temuco. Al despedirse, Casanova Cameron vio como Maldonado Ávila se dirigió por calle Prat hacia calle Portales, perdiéndolo de vista en esa intersección.
El terrorista devenido comerciante Chovar

D.- Que el mismo día, una funcionaria del Departamento de Bienestar de la Universidad Técnica del Estado de esta ciudad, le comunicó a unos alumnos de esa institución que presenció el momento en que Luis Maldonado Ávila fue abordado por uniformados y subido a un vehículo. Junto a los uniformados se encontraba Jorge Chovar Aguilera cooperando en la aprehensión de Maldonado Ávila. El hecho antes indicado fue comentado entre los alumnos de la Universidad Técnica del Estado e incluso entre los miembros del Partido Nacional y el grupo Patria y Libertad de aquella época.”

Reconstitución de escena por homicidio y desaparición de combatientes MIR-PS en Niblinto

El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones de DD.HH. de la Corte de Apelaciones de Concepción, Carlos Aldana, dirigió una reconstitución de escena en el sector Niblinto, comuna de Coihueco, diligencia en la investigación por los homicidios de los compañeros del PS -pero con participación en tareas del MIR- FERNANDO CARRASCO PEREIRA y BERNARDO SOLÍS NÚÑEZ, ocurridas el 15 de septiembre de 1973.

De acuerdo a los antecedentes recopilados en el proceso, en esta etapa, se logró determinar que alrededor de las 6:00 de la madrugada del 15 de septiembre de 1973, un grupo de integrantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR y algunos consecuentes miembros del PS se dirigían en un bus desde el sector Cato hacia el de Minas del Prado, cuando al llegar a las cercanías del exRetén de Niblinto, se produjo un enfrentamiento entre los ocupantes del vehículo y funcionarios de Carabineros. Los jóvenes huyeron hacia el río, escapando en dirección hacia Minas del Prado. En el intercambio de balas murieron en el lugar Fernando Carrasco Pereira y Bernardo Solís Núñez.

La diligencia buscaba aclarar las versiones contrapuestas en esta causa.


La verdad de los hechos de Niblinto nos ilustra sobre el valor de una quincena de valientes combatientes de la izquierda revolucionaria, quienes, luego del golpe militar del 11 de septiembre, exactamente la noche del 14 de septiembre de 1973, al mando de RUBÉN VARAS ALEUY (“Nelson Ugarte”, 21 años, jefe del Grupo Político Militar, la estructura regional Ñuble de la organización dirigida a nivel nacional por Miguel Enríquez) decidió partir desde Chillán hacia la precordillera. Su objetivo era defender con las armas al derrocado gobierno del Presidente Salvador Allende.

Cro. Rubén Varas Aleuy
Contaban con un fusil M1, dos pistolas máuser, dos rifles 22, dos revólveres 38 y una caja de granadas caseras. No tenían alimentos ni equipamiento de montaña. De los dieciséis convocados al inicio, sólo uno desistió luego de presentarse inicialmente. El objetivo era iniciar los preparativos de una resistencia armada al golpe militar desde los faldeos de Minas del Prado, y evitar la consolidación del nuevo régimen. El MIR local confiaba en sus bases de trabajo campesino en la zona.

Todo partió con la acción de “expropiación” de una micro del recorrido urbano Irene Frei-Quinta Normal, una Ford color verde agua, realizada por cuatro de los resistentes, Jorge Vera González, Luis Veloso y Fernando Carrasco (taxista). El lugar en que se recogería al resto de la columna sería el puente Cato.  El encuentro se produjo con cinco horas de retraso. Fernando tomó la variante Nahueltoro para llegar a un cruce ubicado cerca del retén de carabineros de Tres Esquinas. Los uniformados los vieron pasar pero no abrieron fuego. El jefe al mando del grupo, Rubén, evaluó que al pasar ellos por el siguiente retén, Niblinto,  ocurriría lo mismo y preocupado por el retraso en la misión, ordenó continuar por esa ruta, aunque Uldarico Carrasco lo urgía a tomar el camino que iba por el sector Calabozo para evitar el enfrentamiento. Las ráfagas de carabineros que emboscaron la micro al cruzar el puente del río Cato, cobraron de inmediato dos víctimas: Fernando fue herido y quedó en la pisadera. Más tarde fue torturado y asesinado por el capitán José Jara Donoso. El M1 de Luis Romero no funcionó, las granadas tampoco y mientras Jorge Vera, parapetado tras la micro, cubría  la retirada de sus compañeros hacia el río Cato, y José Romero vaciaba su revólver disparando sin cesar. Bernardo Solís, el estudiante, corrió en línea recta siendo alcanzado por una bala en la espalda y rematado en el lugar.

El grupo se logra replegar, pero sufre dos nuevas bajas días después.

Homenaje en 2005 al cro. José Romero Lagos
En su intento de conectar compañeros en Minas del Prado, ubicada a unos 18 km de Niblinto, Rubén y José  son apresados, torturados y asesinados en Minas del Prado. Pese a la intensa persecución que incluyó helicópteros y fuerzas combinadas del ejército, carabineros e investigaciones, el resto de la columna logra eludir la cacería en el mismo lugar, con ayuda de unos pocos campesinos. Sin embargo, Miguel Aparicio, Rodrigo Cifuentes, Alfredo de Toro, Luis Romero u Jorge Vera y caen detenidos posteriormente en Chillán y permanecen varios años en prisión para salir luego a un exilio forzoso. Rodrigo Cifuentes se convirtió entonces en combatiente internacionalista. Luchó en Nicaragua por el triunfo de la revolución y  posteriormente se unió a la guerrilla en El Salvador, donde murió en combate.    

La columna Niblinto

Arriba en la cordillera:

Rubén Varas Aleuy, “Nelson Ugarte”, 21 años, MIR, jefe del grupo. Detenido Desaparecido;

José Romero Lagos, “León”, 22 años, MIR, estudiante de servicio social. DD;

Bernardo Solís Núñez, “Freddy”, 20 años, PS-MIR, estudiante de Pedagogía. Muerto en acción;

Fernando Carrasco Pereira, “Raimundo”, 25 años, PS-MIR, chofer de taxi. Muerto en acción;

Sobreviven rompiendo el cerco:

Miguel Aparicio, “Oveja”;

Alejandro Carrasco, “Ignacio”

Uldarico Carrasco, “Pablo”

Rodrigo Cifuentes, “Caracul”, internacionalista muerto en El Salvador;

Alfredo de Toro, “Eustaquio”

Melanio Gutiérrez, “Alex”

Pedro Oyarzún, “Mechón”

Juan Poblete, “Fakiro”

Luis Romero, “Rogelio”

Luis Veloso, “El electricista”

Jorge Vera González, “Vladimir”

______________________________

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!


Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Julio 8 de 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario