martes, 13 de junio de 2017

LOS SECRETOS DE LA MILLONARIA CAMPAÑA DE PABLO LONGUEIRA EN LAS PRIMARIAS DE 2013


Nueve semanas duró la aventura de Pablo Longueira en la primaria de 2013, en la que derrotó a Andrés Allamand. Pese a la corta carrera el líder de la UDI gastó más de $1.000 millones, pero declaró $885,8 millones. CIPER accedió a la cuenta corriente oficial de su campaña y la cotejó con lo declarado ante el Servel. Las cifras no calzan: sobrepasó los límites en gastos y “aportes anónimos”. En ese ítem declaró $71,5 millones, pero su cuenta registra $342 millones de ingresos no identificados y otros $23,5 millones de cinco empresarios. A ello se suman $709,8 millones de “aportes reservados”

En Ciper Chile –public. 8/6/17

El domingo 30 de junio de 2013 Pablo Longueira ganó la primera elección primaria regulada por ley de la Alianza por Chile. Se impuso a Andrés Allamand con el 51,37% de los votos, convirtiéndose en el candidato de la UDI y Renovación Nacional (RN) a la Presidencia de la República. Era un desafío pendiente desde que en 2006 el líder de la UDI había iniciado una pre candidatura que luego abortó. Esta vez no fue diferente. Diecisiete días más tarde (17 de julio), la familia de Longueira anunció en conferencia de prensa que el candidato deponía su candidatura, aquejado de una fuerte depresión.

Nueve semanas antes, Longueira había renunciado al Ministerio de Economía para asumir como presidenciable de la UDI. También abrió una cuenta corriente en el Banco BCI, requisito establecido por el Servicio Electoral (Servel) para gestionar recursos de campaña. En esa cuenta recibió los “aportes anónimos”, los “aportes reservados” que le giró el Servel y se pagó a los proveedores de su campaña.

CIPER accedió a las cartolas de esa cuenta corriente y comparó sus ingresos y egresos con lo que el propio Longueira rindió al Servel. Los números no calzan: en su campaña de primarias -administrada por Jorge Manzano, uno de sus hombres de confianza en la UDI- Longueira recibió “aportes anónimos” por sobre lo que permitía la ley en 2013 y sobrepasó el gasto límite.

El ex senador declaró al Servel un gasto de $885,8 millones, pero los pagos realizados desde su cuenta corriente de campaña superaron los $1.000 millones.

No es lo único extraño. La misma cuenta corriente del Banco BCI registra millonarios depósitos realizados por sus asesores en diversas sucursales bancarias de Santiago. Fueron verdaderas maratones de pocas horas para juntar dinero. En un solo día, por ejemplo, uno de sus asesores realizó 14 depósitos a la cuenta de Longueira en distintas oficinas del BCI (en tres comunas de la zona oriente de la capital) por montos que oscilaron entre $1 millón y $8 millones y que sumaron $50 millones en total.

Se desconoce la identidad de varias de las personas que le entregaron dinero a Longueira por vías fuera de las legales para financiar su campaña. Y ello, porque en algunas colillas de depósitos solo aparece el nombre del asesor que hizo el trámite. En otras, aparece la identidad del titular del cheque.

Entre los que aportaron dinero y que están identificados en esa cuenta, figuran algunos empresarios conocidos. El primero es Jaime García Rioseco, ex vicepresidente de Embotelladora Andina, actual presidente de Colmena y director de Sodimac, quien le depositó un cheque por $5 millones el 24 de mayo de 2013. El 11 de junio hay otro cheque por $5 millones, esta vez firmado por uno de los accionistas de Sigdo Koppers, Mario Santander García. Ese mismo día entró a la cuenta de Longueira otro cheque por $10 millones,firmado por otro de los accionistas de Sigdo Koppers: Horacio Pavez García, quien además es socio del Banco Security y director de Enaex.

A ellos se sumó Luis Héctor Bravo, representante legal y presidente de la Constructora Bravo e Izquierdo, quien entregó un cheque por $3 millones el 12 de junio. El otro cheque identificado en esa cuenta lleva la firma del empresario hotelero Heriberto Schmutzer, quien solo aportó $500 mil el 25 de junio.



***** 

No hay comentarios :

Publicar un comentario