jueves, 15 de junio de 2017

¡HONOR Y GLORIA A L@S COMPAÑER@S CAID@S EN LA OPERACIÓN ALBANIA!


A 30 Años del Asesinato Masivo de 12 Compañer@s del FPMR a Manos de los Criminales de la CNI – 15 y 16 de Junio de 1987
                                                                   
En las postrimerías de la fatídica dictadura cívico-militar (1973-1990), exactamente entre el 15-16 de junio de 1987, la Gestapo de entonces o Central Nacional de Informaciones –CNI-, llevó a cabo la criminal Operación Albania, que se hizo más conocida como la “Matanza de Corpus Christi” por transcurrir en las fechas de dicha celebración católica. Durante esos días, fueron asesinados doce combatientes antidictatoriales del Frente Patriótico Manuel Rodríguez -FPMR.

Allí se conjugaron todos los elementos que hicieron de la dictadura el compendio de la crueldad: el terror, la violencia, la tortura, la mentira, la traición. Hoy, a 30 años de dicha matanza, por fin ha quedado clara la verdad sobre éste terrible asesinato masivo y algo de justicia se ha hecho. Veintiséis agentes de los aparatos represivos de la dictadura enfrentan diversas penas de cárcel por sus delitos, pero el choclo se comenzó a desgranar gracias a que, como los cobardes, se delataron entre ellos, culpándose unos a otros y mintiendo sin parar a fin de salvar sus cochinos pellejos. Y era que hacía rato que se había roto aquel singular pacto de silencio que suscribieran algún día en el oscuro mundo de la guerra sucia, cuando se creían amos y señores de Chile y los chilenos.

En declaración judicial que data de octubre de 2000, Álvaro Corbalán Castilla, el jefe operativo de la matanza y jefe del cuartel Borgoño de la CNI, explicitaba su participación en tan ominosa acción y lo hace, según él, debido a que algunos agentes habían admitido participación en la operación y que había, entonces, “creído conveniente por lealtad a ese personal, también asumir como jefe la responsabilidad que pudiere corresponderme conforme a lo que explicaré para establecer también, de acuerdo al grado jerárquico, la responsabilidad de quien dispuso la orden que involucró la muerte de siete terroristas detenidos en el cuartel Borgoño”. El cobarde intentaba un imposible: limpiar su imagen, echándole de paso la culpa a su superior, el asesino Hugo Salas Wenzel, jefe de la CNI por las fechas en que sucedieron los crímenes en cuestión.

La dictadura había logrado días antes de la matanza que la Corte de Apelaciones de Santiago declarara al FPMR como una “asociación ilícita terrorista”, eso tras la presión del Ministerio del Interior, dando con ello “carta blanca” a los organismos de seguridad de la dictadura en sus “operaciones” de aniquilamiento de la resistencia popular. El FPMR se había convertido en un problema serio para el régimen de excepción burgués, pues no solo amenazaba su estabilidad, sino también la salida pactada al mismo, dando pie a una posible escalada de sublevación popular. Por otro lado, en esos momentos se comenzaba a configurar la independencia del FPMR del PC Chileno, dando vida a lo que luego pasaría a denominarse como Frente ‘Autónomo’.

Con el beneplácito de la justicia oficial y con todos los recursos a su disposición, la CNI llevó a cabo su razzia (que en la interna de aquel aparato represivo se conoció como “Operación Cúpula”), la que además de tener el apoyo jurídico y del régimen militar, contó con la interesada cobertura y el respaldo para la pérfida versión oficial de los medios de comunicación masivos de la época.

En 24 horas fueron asesinadas a sangre fría 12 compañeros y compañeras pertenecientes o vinculadas directamente al FPMR. Todos los asesinatos fueron hechos pasar por “enfrentamientos” entre los frentistas y los aparatos de seguridad, cuestión que con los años quedaría demostrada que era toda una gran falacia.

El objetivo de la CNI era asestar un golpe a la dirección del FPMR y para ello obtuvieron la información necesaria a partir de la tortura de varios militantes, tal como lo confirmó a un periodista el analista de inteligencia de la CNI Krantz Bauer. Con los datos obtenidos y la confirmación de las identidades y cargos en la organización del FPMR, la CNI, apoyada logísticamente por el ejército e Investigaciones, salió a “reventar” al FPMR y de paso, eliminar a parte de los jefes de la operación del atentado a Pinochet.




L@s Combatientes y sus Asesinos

En el trabajo de recopilación de la comisión “Memoria Viva” se rescatan los siguientes datos de las víctimas y victimarios:

Víctima: Recaredo Ignacio Valenzuela Pohorecky  – Asesinos: Hugo Salas Wenzel, Álvaro Corbalán, Iván Quiroz, Krantz, Bauer Donoso, Rodrigo Pérez Martínez y Jorge Vargas Bories

Víctima: Patricio Ricardo Acosta Castro – Asesinos: Hugo Salas Wenzel, Álvaro Corbalán, Iván Quiroz, Krantz, Bauer Donoso, Rodrigo Pérez Martínez y Jorge Vargas Bories

Víctima: Juan Waldemar Henríquez Araya – Asesinos: Hugo Salas Wenzel, Álvaro Corbalán, Iván Quiroz, Krantz, Bauer Donoso, Rodrigo Pérez Martínez y Jorge Vargas Bories

Víctima: Wilson Daniel Henríquez Gallegos – Asesinos: Hugo Salas Wenzel, Álvaro Corbalán, Iván Quiroz, Krantz, Bauer Donoso, Rodrigo Pérez Martínez y Jorge Vargas Bories

Víctima: Julio Arturo Guerra Olivares – Asesinos: Hugo Salas Wenzel, Álvaro Corbalán, Iván Quiroz, Krantz, Bauer Donoso, Rodrigo Pérez Martínez y Jorge Vargas Bories Arturo Sanhueza Ross

Víctima: Esther Angélica Cabrera Hinojosa – Asesino: Arturo Sanhueza Ross

Víctima: Elizabeth Edelmira Escobar Mondaca

Víctima: Patricia Angélica Quiroz Nilo – Asesino: Hugo Guzmán

Víctima: Ricardo Hernán Rivera Silva  – Asesino: Gonzalo Fernando Mass del Valle

Víctima: Ricardo Cristián Silva Soto

Víctima: Manuel Eduardo Valencia Calderón


¡HONOR Y GLORIA A L@S COMPAÑER@S DEL FPMR CAIDOS EN LA OPERACIÓN ALBANIA!

___________________________

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!

Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Junio 15 de 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario