viernes, 2 de junio de 2017

EL CRIMEN DE UNA EMPLEADA EN CASA DE RELIGIOSOS EN 1975 NO FUE UN ‘ENFRENTAMIENTO’


En realidad, los sicarios de la DINA andaban desesperadamente a la caza de una médico que había atendido al dirigente del MIR Nelson Gutiérrez, luego que éste resultará herido en un enfrentamiento con fuerzas militares. Sin embargo, el brutal crimen a balazos de la empleada de la casa de religiosos donde esperaban encontrar a la doctora fue difundido falsamente por las fuerzas represivas como un “enfrentamiento”

En calidad de autores del delito de homicidio de ENRIQUETA DEL CARMEN REYES VALERIO, ilícito perpetrado el 1 de noviembre de 1975, en una casa de reposo de la congregación de los Padres Columbanos, ubicada en la comuna de Providencia, la Corte Suprema condenó a los agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) Juan Morales Salgado y Jorge Escobar Fuentes a penas de 5 años y un día de presidio, en calidad de autores.

En su fallo (rol 5.000-2017), la 2ª Sala del máximo tribunal confirmó la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago que condenó a los esbirros (agentes) del Estado por el homicidio de doña Enriqueta.

En la etapa de investigación, el ministro Mario Carroza logró establecer que el 1 de noviembre de 1975, agentes de la Brigada Lautaro de la DINA llegaron hasta la casa de la doctora de origen inglés Sheila Cassidy Drew, ubicada en Avenida Francisco Bilbao 285, a quien buscaban por haber prestado asistencia médica al dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR, Nelson Gutiérrez. 


Este había logrado escapar, aunque herido, luego de un enfrentamiento armado entre miembros de la dirección mirista y fuerzas combinadas represivas, el 16 de octubre del mismo año, en una parcela en la localidad de Malloco.

En la casa de la doctora Cassidy, los Dinos interrogan a los moradores de la vivienda, incluida un empleada doméstica, quien les informa que la doctora Cassidy estaba cerca del lugar, realizando una visita médica a una religiosa en la casa de reposo de la congregación de los Padres Columbanos, ubicada a pocas cuadras, en calle Larraín Gandarillas N° 350, ofreciéndose a acompañarlos.

Al llegar a la casa de reposo, los agentes tocan el timbre. Al momento que Enriqueta Reyes Valerio se asoma para ver quién llamaba, los agentes comienzan a disparar hacia el interior del inmueble, situación que duró alrededor de ¡20 minutos!

Producto de la balacera, Enriqueta Reyes Valerio cae herida de muerte y con el fin de justificar el ataque los agentes de la DINA difundieron la versión que habían recibido disparos desde el interior de la casa de reposo, dando cuenta que incluso uno de ellos resultó herido, hecho que nunca fue corroborado.

________________________________

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!


Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Junio 2 de 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario