sábado, 27 de mayo de 2017

¡SI EXIGIMOS "NO+AFP" TAMPOCO PODEMOS ACEPTAR QUE NOS SUBAN LA EDAD PARA JUBILAR!

¡SI EXIGIMOS “NO MAS AFP” TAMPOCO PODEMOS ACEPTAR QUE NOS SUBAN LA EDAD PARA JUBILAR!

A los Pueblos, los Trabajadores, Pobladores, Estudiantes, Jubilados, Niños, Niñas, a la Juventud.  La Asamblea por los Derechos Sociales y Populares declara:

L@s trabajador@s de Chile no podemos permitir que los dueños del capital y los politicastros que les cuidan sus negocios nos suban la edad para jubilar. Aceptar una injusticia así, significaría entregarles aún más de nuestra propia vida y trabajo para que aumenten sus exorbitantes ganancias. Tal infamia fue instigada por el gran empresariado y al poco andar la derecha y la Nueva ‘Minoría’ lo empezaron a promover


A la inmensa mayoría de l@s chilen@s nos tiene hart@s y estamos en desacuerdo –como lo han demostrado las gigantescas movilizaciones nacionales del último tiempo- con el ahorro forzoso de nuestras cotizaciones previsionales en las bóvedas de las fuleras AFP. El dejar que éste sistema continúe como está, en verdad, no es otra cosa que consentir el robo descarado perpetrado por los dueños de estas de una parte significativa de nuestros actuales salarios y de nuestras futuras jubilaciones, a fin de incrementar su propia riqueza.

Dicho sistema oficial de saqueo de los ingresos de la clase trabajadora, única y exclusivamente pudo ser impuesto bajo la bota militar. Desde el establecimiento de las Administradoras de Fondos de Pensiones, en 1980-1981 (es decir, plena dictadura cívico-militar), el conjunto de los asalariados de Chile hemos sufrido un constante y permanente hurto legalizado, lo que ha venido a incidir, directamente, en jubilaciones cada vez más miserables.

Al margen de toda discusión democrática, la junta militar dictó la “ley” N° 3.500. Este fue el instrumento seudo-legal mediante el cual se crearon las nuevas empresas de pensiones y por el cual se obligó al conjunto de l@s trabajador@s a entregar su cotización previsional a los fondos individuales administrados por las AFP. Ahora bien, existían 12 de éstas en 1981, pero hoy sólo operan 6 (en manos de grandes capitalistas chilenos y extranjeros), demostrándose así -una vez más- la inexistencia de la librecompetencia, del libremercado en Chile. La concentración y la centralización del capital, así como en todas las demás esferas de la vida social de nuestro país, también operan en el ámbito previsional.

Luego de 27 años de “gobiernos democráticos” nada, absolutamente nada, se había hecho para enmendar esta injusta enajenación previsional, que permite sustentar y expandir los negocios del capital monopólico-financiero. Fue única y exclusivamente gracias a la movilización y la protesta de cientos de miles de trabajador@s y sus familias, que la problemática de las AFP y su nefasto impacto tuvo que ponerse en la tabla de discusión del gobierno y el corrupto congreso. O sea, no fue una concesión graciosa de Bachelet y su manga de mantenedores del infame sistema heredado de la dictadura, así como tampoco de la derecha política.

¡Y ahora más encima nos quieren elevar la edad para jubilar! ¿Qué tal?

Cómo si su cagada de sistema previsional fuera muy bueno, ahora resulta que la patronal y la casta política civil pretenden que los hombres y mujeres de éste país jubilemos después de las actuales edades, pues “no alcanza para entregarles a todos buenas pensiones”.

¿Y no era el discurso oficial cuando nos impusieron los engendros de las AFP que con ellas íbamos a obtener más y mejores jubilaciones? ¿Qué le podrían responder sus auspiciadores e impulsores a l@s que han tenido la mala pata de salir jubilados de dichas empresas, y cuando sabemos que el 90% de las pensiones que paga el sistemita son menores a $144 mil?

¿Se le olvidaron esas promesas al miliquero José Piñera, impulsor de la entrega de nuestros fondos previsionales al capital financiero? Y era el mismo hermano del Tatan Piraña el que nos aseguraba que las mujeres a los 60 y los hombres a los 65 años, ¡íbamos a jubilar con el 70% de nuestra última remuneración!

Y la manga de politicastros ya agarra papa con lo de incrementar la edad para jubilar y andan promoviendo un cambio de política que afectaría a los trabajadores, disfrazándolo con frases que pretenden ser pragmáticas e indiscutibles. A mediados de 2016, el gobierno de la NM desmentía que iba a aumentar la edad de jubilación. En noviembre, las AFP anunciaron su infeliz idea de aumentar a 65 –para mujeres- y 67 años –para hombres- las edades para jubilar. En enero pasado, la gran burguesía, unificada en la CPC, propuso muy carerajamente elevar la edad de jubilación a 67 para tod@s y también la cotización previsional, de 10 a 16%. Y en marzo, ¡era qué no!, el gobierno anuncia que evalúa alzar la edad de jubilación; ¿podrá haber gente más sometida a los dictados del gran capital que el ganado de la NM?    

Lo anteriormente expuesto es parte de la situación que enfrentamos y enfrentaremos tod@s aquell@s que dependemos de un sueldo (menos los felices miembros de Capredena). Una verdadera crisis social y un mentís a la supuestamente beneficiosa “economía social de mercado” con que nos embolan la perdiz los ricos, la derecha y la NM.

Lamentablemente, este panorama se proyecta oscuro para l@s trabajador@s en los próximos años. Las mujeres afiliadas a las AFP que hoy tienen 59 años acumulan en promedio $13,3 millones en su cuenta individual, lo que a la fecha (a 1 año de jubilar) alcanza para una pensión autofinanciada de $66.500 y en el caso de los hombres afiliados a 1 año de jubilar (64 años), acumulan $23,9 millones, que alcanzaría para una pensión de $119.500. Los dueños de las AFP, por supuesto, no encuentran mejor argumento que responsabilizar a los propios trabajadores por este desastre. Ya sea porque cotizan poco y a edades tardías, porque ha aumentado la esperanza de vida y deberían jubilarse más tarde, o porque sus salarios son muy bajos.

No obstante, varios de estos aspectos son ciertos, pero lo son como consecuencia directa de la aplicación y reproducción del mismo injusto sistema económico-social que los ricos pretenden apuntalar incrementando la edad para jubilar. El 70% de l@s trabajador@s chilen@s recibe un ingreso líquido menor a $400.000; de lo anterior se desprende que las 4 personas integrantes de un hogar promedio viven bajo la línea de pobreza, que alcanza a $136.911; el 42% de los empleos son inestables y precarios y eso conlleva lagunas previsionales, y los hombres y mujeres ahora viven más años (más parece que para su desdicha).

Con todo, hay algo trascendental que los enemigos del pueblo trabajador nos ocultan. A pesar de los miserables salarios que existen en Chile y a pesar de las lagunas previsionales, el sistema privado recauda al año en cotizaciones de los trabajadores y aportes del Estado $6,57 billones y paga en pensiones $2,5 billones. O sea, existe un excedente (que siempre ha existido y existirá sólo para la gloria del capital financiero mientras no cambiemos el sistemita) que hoy llega a $4 billones y que permitiría aumentar en un 150% las pensiones actuales.

Quizás ahora vengan a vendernos la pomada con que, "el aumento de la edad de jubilación es un bonito programa de empleo para l@s chilen@s de más edad” o como, “un fin para la jubilación forzosa”, la que much@s viej@s temen, pues prefieren continuar trabajando antes que irse a vivir con una miserable pensión. Ahora bien, siendo cierto que quien quiera jubilarse más tarde y trabajar durante la tercera edad debería tener un trabajo, decente y bien pagado por lo demás, eso no es lo que el aumento de la edad de jubilación supondría. El hecho es que, incrementar la edad de jubilación dentro del nefasto sistema de las AFP, sólo vendría a representar una reducción en las prestaciones.

Estos recortes impactan significativamente al nivel de lo individual. Pero, incluso si el sistema asolidario de capitalización individual en su conjunto estuviese en crisis (que no lo está para el capital financiero), elevar a los 63 o 67 años la edad de jubilación ni siquiera resultaría ser una manera eficaz para salvar algunas brechas financieras. ¿Pero por qué las AFP, la CPC, la derecha y la NM se empecinan tanto en ello? La respuesta es que con el alza de edad para jubilar se conforma a dos grupos de personas: a la patronal, que podría conseguir contratar desde una ampliada reserva de mano de obra, y a los acérrimos defensores del capitalismo monopólico-financiero, que desean ardientemente cualquier recorte del gasto gubernamental. En fin, de trabajar una mayor cantidad de años, l@s trabajador@s chilenos simplemente les estaremos aportando un mayor margen de ganancias a los explotadores y de seguro, cuando estemos jubilados e igualmente mal pensionados, esos hijos de puta no nos vendrán a apoyar con la cada vez más costosa mala vida que deben llevar l@s viej@s de nuestro país.    

Como podemos ver, toda política económica proveniente de los sectores dominantes no es más que pico en el ojo para el pueblo trabajador; para quienes les producimos sus riquezas. Pero, como siempre, será tarea del movimiento popular y de la clase trabajadora poner “todo al derecho”. Y las PROTESTAS POPULARES y el PARO NACIONAL deben convertirse en obligados componentes dentro de la estrategia de lucha del pueblo trabajador en esta hora en que la patronal y los politicastros quieren aumentar los años en que nos puedan explotar.

¡Nunca Más AFP y No al Alza de la Edad Para Jubilar!
¡Sueldo Mínimo para Trabajador@s y Jubilad@s de $440.250!
¡Por todas las demandas de los pueblos y los trabajadores de Chile!

Asamblea por los Derechos Sociales y Populares
22 de mayo, 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario