jueves, 5 de enero de 2017

JUSTICIA TUERTA: LIBERA CRIMINALES DE DD.HH. Y NIEGA PRESCRIPCION A COMBATIENTE ANTIDICTATORIAL

Cro. Patricio Ortiz Montenegro, hace unos años en Suiza

En éste país, la (in)justicia oficial sigue siendo tuerta: mira para la pura izquierda y se hace la huevona con la derecha. Los jueces siguen liberando criminales de lesa humanidad alojados en Punta Peuco, mientras le niegan la libertad a la machi Linconao y ahora se rehúsan a aplicar la prescripción al compañero frentista Patricio Ortiz, el que ya superó largamente la pena de 20 años que se le impusiera en 1990        

La Corte Suprema -tan dada a conceder la media prescripción a los milicos culpables de delitos que se suponen imprescriptibles- declaró inadmisible el recurso de casación presentado en contra de la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, que rechazó aplicar la prescripción de la pena al compañero Patricio Ortiz Montenegro, integrante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez FPMR, “condenado a 10 años y un día de presidio como autor del delito de homicidio”, refiriéndose aquí a una de las penas que afectan al combatiente, pero que hace la mitad de la condena total. Con todo, si fuera una condena de una década, con más razón le sería aplicable al compañero la prescripción solicitada por su defensa.

En fallo unánime, la 2ª Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito y los abogados (i) Jean Pierre Matus y Jaime Rodriguez– estableció que el recurso de casación presentado no cumple con los requisitos legales mínimos para impugnar la sentencia del tribunal de alzada, que confirmó la resolución del ministro en visita Juan Antonio Poblete.

"Que el recurrente sostiene este motivo de casación en la negativa del tribunal de alzada a declarar prescrita la pena impuesta a Ortiz Montenegro, a pesar de concurrir, en su opinión, los requisitos legales para dar curso a dicha institución atendido que el procedimiento se ha paralizado por más de tres años y el procesado, en este caso se encuentra "fugado", habiendo transcurrido a su respecto el término de prescripción. A lo anterior, añade, una evidente falta de fundamentación del fallo que atenta contra el debido proceso", sostiene el fallo del máximo tribunal.

Patricio Ortiz fue un combatiente antidictatorial, no un delincuente

El compañero Ortiz fue uno de los cuatro ex frentistas que el 30 de diciembre de 1996 se fugaron desde la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), de Santiago, entre los que también se encontraban Mauricio Hernández Norambuena -detenido en Brasil-, y Ricardo Palma Salamanca, Pablo Muñoz Hoffmann -presumiblemente asilados en Cuba. Fue la exitosa Operación Vuelo de Justicia.

Cro. Ortiz, poco después del Vuelo de Justicia
En dicho penal, había cumplido seis de los 20 años de condena por el delito de maltrato de obra a carabineros con resultado de muerte, entre otras penas. Junto a ello, Ortiz ya había cumplido tres años de reclusión por infracción a la Ley de Armas y Explosivos.

En julio de 2005, satisfecho y contento se manifestó el ex integrante del Frente a raíz de la notificación que recibió por parte del gobierno suizo respecto a su nueva calidad de asilado político en ese país, situación que estaba pendiente desde 1997 a raíz de la solicitud de extradición hacia Chile que pesaba en su contra y que había llevado al gobierno helvético a detenerle transitoriamente. Desde Suiza, el revolucionario explicó que la resolución que le otorgó su residencia definitiva en ese país fue adoptada por la Comisión de Recursos de Asilo del país helvético, ante la solicitud que junto a los abogados que lo representan interpuso ante las autoridades de esa nación.

"El gobierno suizo ha reconocido mi calidad de ex activista de la izquierda revolucionaria, lo cual hecha por tierra los infundios dichos por las autoridades chilenas en relación a que era un terrorista o delincuente que tenía que ser condenado en Chile", aseguraba por entonces. En esa medida, afirmó que dentro del territorio nacional nunca tuvo derecho a un juicio justo, con cumplimiento de las garantías de un debido proceso, asegurando que él no tiene responsabilidad en los hechos por los cuales fue condenado.

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!


Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Enero 5 de 2017

No hay comentarios :

Publicar un comentario