jueves, 8 de diciembre de 2016

POR CRIMENES DE COMBATIENTES DEL MIR ACUSAN Y PROCESAN A ESBIRROS DE LA DICTADURA

Compañero Jorge Herrera Cofré, Jaime

En estos días, la justicia oficial realizó tres pronunciamientos sobre crímenes de compañeros que resistieron con las armas a la dictadura cívico-militar. Por el homicidio de dos compañeros, la Suprema confirmó condenas para delincuentes de la CNI. Luego, por la desaparición de un adolescente, algunos criminales de la DINA son sometidos a proceso. Finalmente, por el asesinato de otro camarada son condenados, en primera instancia, más desalmados de la funesta DINA. Exponemos los casos en orden cronológico de su ocurrencia


Jorge Antonio Herrera Cofré, el Flaco del Liceo de Hombres Nº 6

Por el delito de secuestro calificado (detención y posterior desaparecimiento) del compañero JORGE ANTONIO HERRERA COFRÉ, Jaime, ocurrido a partir del 13 de diciembre de 1974, la ministra en visita de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Marianela Cifuentes, dictó auto de procesamiento para tres chacales de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

De acuerdo a los antecedentes recopilados en la etapa de investigación, la ministra en visita dio por establecido los siguientes hechos:

"El día 13 de diciembre de 1974, en horas de la tarde, Jorge Antonio Herrera Cofré, de 17 años, estudiante de enseñanza media, dirigente estudiantil y militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (M.I.R.), tras salir de su domicilio ubicado en calle Victoria de la comuna de La Granja, en dirección al Liceo N° 6 "Andrés Bello", fue detenido, sin derecho, por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), dirigida por el ex Coronel Manuel Contreras Sepúlveda, actualmente fallecido, encontrándose a nivel Metropolitano a cargo de Rolf Gonzalo Wenderoth Pozo


Luego, Herrera Cofré fue trasladado hasta el centro de detención denominado "Venda Sexy", situado en calle Irán N° 3.037 de la comuna de Ñuñoa, a cargo de Manuel Carevic Cubillos y, posteriormente, a Villa Grimaldi, ubicada en José Arrieta N° 8.200 de la comuna de Peñalolén, a cargo de Pedro Espinoza Bravo, lugares en que se le mantuvo privado de su libertad, según testimonios de otros detenidos que lograron sobrevivir, entre ellos, Bernardita de Lourdes Núñez Rivera, Héctor Hernán González Osorio y María Alicia Salinas Farfán, desconociéndose, hasta ahora, su paradero".

Los procesados en éste crimen corresponden a Wenderoth, Carevic y Espinoza.

El camarada Jorge Herrera Cofré, 18 años a la fecha de su detención y desaparición, era estudiante secundario y un militante del MIR. Aun cuando no hay testigos directos de su detención y se desconoce por lo tanto las circunstancias de la misma, se ha logrado determinar a través de testigos la efectividad de su arresto y lugares donde permaneció detenido.

Señala su familia que ese aciago día 13 de diciembre de 1974, alrededor de las 22 horas, mientras se encontraban en su casa de calle La Victoria 0356, casa 12, llegaron hasta el lugar cinco hombres vestidos de civil que venían armados, dijeron ser de Investigaciones y mostraron una credencial que nadie alcanzó a leer. Preguntaron de inmediato por Jorge Antonio, quien había salido momentos antes. Hicieron preguntas sobre sus estudios, sus amigos y sus actividades. Entraron a su cuarto y lo allanaron revisándolo por entero, dejando todo en completo desorden. Incluso intentaron romper algunos muebles de la casa lo que fue impedido por las protestas de la familia. Al cabo de media hora se retiraron del lugar en una camioneta último modelo, marca Chevrolet, con toldo y cabina color crema.

Entre los agentes que la noche del día 13 de diciembre del 74, concurrieron a su domicilio en busca de Jorge Herrera Cofré, reconocieron a Osvaldo Romo Mena, alias "el guatón Raúl", como uno de los agentes que participó en ese operativo.

Bernardita Núñez Herrera en declaración que presta ante el Segundo Juzgado del Crimen del Departamento Presidente Aguirre Cerda, causa rol 28.029, refiere que estando detenida en el lugar de reclusión ilegal de "Venda Sexy", ubicado en calle Irán con Los Plátanos de la comuna de Macul, el día 13 de diciembre fue llevada al baño pudiendo ver a Jorge Antonio Herrera Cofré, quien estaba a la entrada de los baños de hombres, con su vista vendada. Bernardita dice que conocía de antes al joven Herrera por cuanto ambos pertenecían al mismo grupo escolar del sector, y en razón de la militancia partidaria compartida. Se acercó a él y éste le solicitó que si ella quedaba en libertad, avisara a su familia de su arresto. La testigo además da cuenta que el afectado en esa ocasión vestía camisa color verde nilo de mangas cortas y blue-jeans, lo que coincide con la descripción de vestimenta que hace la familia de cuando lo ve por última vez.

Importante también es la declaración que hace Héctor Hernán González Osorio. Hablando sobre su detención y las consecuencias que ella tuvo para la militancia del MIR, relata que el 7 de diciembre de 1974, lo llevan a una oficina donde al allanar, los agentes de la DINA encuentran los puntos de contacto que González debería tener los próximos días. Así es como a la semana después de este hecho, este testigo relata que cae detenido "...el compañero Jorge Antonio Herrera Cofré o 'Jaime', estudiante secundario, muy joven...".

Con fecha 24 de julio de 1975, el diario La Segunda publicó una lista de 59 personas -entre las que figuraba Jorge- supuestamente fallecidas en la localidad de Salta, Argentina, a consecuencia de un presunto enfrentamiento con la policía de ese país. Esta versión fue proporcionada por un cable que remitía antecedentes dados por el diario O'Dia de Curitiba, Brasil. Posteriormente, se pudo comprobar que la publicación aludida correspondía al diario "Novo Dia", que fue el sucesor de O'Dia cerrado 14 años antes y que editó solamente un ejemplar, precisamente el que publicó la nómina de los presuntos extremistas chilenos muertos. Los 59 nombres de la nómina del diario O'DIA, más una segunda nómina con 60 nombres de características similares publicada por la revista LEA de Argentina, corresponden a 119 personas desaparecidas que habían sido detenidas por los servicios de seguridad entre junio de 1974 y febrero de 1975. Tales montajes correspondían a la infausta Operación Colombo, fraguada entre los aparatos represivos de las dictaduras militares del cono sur latinoamericano.

La madre de Jorge, la señora Elena Cofré Jofré en declaración jurada ante notario, relata que el 29 de julio de 1977 se presentaron en su casa de Avda. Fraternal 3833, población J. M. Caro, dos detectives que se identificaron y que se movilizaban en el coche de Investigaciones, diciendo que venían por encargo del gobierno militar para colaborar en el esclarecimiento de personas desaparecidas. Lo que en realidad les interesaba, era saber cómo se había gestado la iniciativa de hacer una presentación por varios detenidos desaparecidos al Gobierno.

Detención y Desaparición de Ángel Guerrero Carrillo

Por su responsabilidad en los delitos calificados de secuestro y homicidio del compañero ÁNGEL GABRIEL GUERRERO CARRILLO, ilícitos perpetrados entre mayo y diciembre de 1976, el ministro en visita para causas por violaciones a los DD.HH. de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vázquez Plaza, dictó condena en contra de nueve esbirros de la DINA por la responsabilidad que les cabe en tales crímenes de lesa humanidad.

Compañero Ángel Guerrero Carrillo
En el fallo, el ministro en visita condenó a Pedro Espinoza Bravo y Juan Morales Salgado a penas de 13 años de presidio, en calidad de coautores del delito de homicidio y de 6 años, por secuestro. En tanto, los ex agentes Héctor Valdebenito Araya y Sergio Escalona Acuña deberán purgar 10 años y un día de presidio como coautores de delito de homicidio calificado, y 6 años por secuestro calificado.

En el caso de los también criminales de la DINA Miguel Krassnoff Martchenko, Hernán Sovino Maturana, Basclay Zapata Reyes y José Aravena Ruiz fueron sancionados con 8 años de presidio por homicidio calificado y 6 años por secuestro calificado. En tanto, Carlos López Tapia deberá cumplir 5 años y un día de presidio por secuestro calificado.

En la etapa de investigación, el ministro Vázquez logró establecer los siguientes hechos:

"a) Que, el día 25 de mayo de 1976, cerca de las 17:00 horas, Ángel Gabriel Guerrero Carrillo, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y, que se encontraba en la clandestinidad, en el sector de la plaza ubicada en la intersección de calles Antonio Varas con Providencia, comuna de Providencia, fue detenido cuando caminaba en compañía de una tía por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional, quienes a la fuerza lo ingresaron a un vehículo, llevándolo hasta el cuartel Simón Bolívar [de la Brigada “Lautaro de la DINA –nota del CAD] en la comuna de La Reina y luego, al cuartel Villa Grimaldi, lugar donde fue visto por otros detenidos, y fue torturado.
b) Que, luego fue devuelto al mencionado cuartel Simón Bolívar, lugar, en que, al tiempo después, por orden del jefe de la DINA, transmitida al jefe del cuartel y de éste a sus subordinados, se le dio muerte en el sector de Cuesta Barriga, los que lanzaron su cadáver al interior de un pique minero ubicado en el sector, lugar en que con posterioridad fueron encontrados restos óseos humanos, algunos de los cuales, sometidos a pericias médico legales, dieron identificación positiva para Ángel Gabriel Guerrero Carrillo, con una probabilidad de identificación de 99,999842%, pudiendo establecerse como causa de su defunción una muerte violenta por politraumatismo causado por terceros, fijándose como data de la misma, un día comprendido entre el 18 de agosto de 1976 y el 24 de diciembre de 1976".

Los Compañeros Manuel y Germán Fueron Masacrados

Compañero Manuel Flores Durán
Por los homicidios de los camaradas MANUEL GENARO FLORES DURÁN y GERMÁN OSORIO PÉREZ, perpetrados el 19 de abril de 1983, en la comuna de Nuñoa, la Corte Suprema confirmó la sentencia recurrida que condenó a tres ex agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI) por dichos crímenes.

En su fallo, que rechazó los recursos de casación presentados por las defensas de Aquiles González Cortés, Víctor Ruiz Godoy y Rodolfo Olguín González, la Suprema confirmó las condenas a 10 años y un día de presidio en calidad de autores de ambos homicidios para estos chacales.

De acuerdo a los antecedentes recopilados en la etapa de investigación, el ministro Carroza logró establecer los siguientes hechos:

Compañero Germán Osorio Pérez
"El día 19 de abril de 1983, alrededor de las 09:00, Manuel Flores Durán y Germán Osorio Pérez, militantes activos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, con ingreso al país en el contexto de la "Operación Retorno", caminaban por calle Villaseca de la comuna de Ñuñoa, cuando agentes de la "Agrupación Azul" de la Central Nacional de Informaciones (CNI), como resultado de seguimientos previos, logran situarlos en el sector y forjan un operativo para eliminarlos, mediante el uso sorpresivo de sus armas de fuego automáticas, con las cuales descargaron más de 20 disparos a cada uno de ellos para abatirlos y darles muertes, sosteniendo posteriormente en sus declaraciones prestadas ante la justicia militar que dichas muertes fueron el resultados de un enfrentamiento armado, a consecuencia del ataque sorpresivo sufrido por los agentes cuando quisieron controlar sus identidades, situación que no se infiere de los antecedentes allegados al proceso y por el contrario, ellos demuestran la inevitable evidencia de una eliminación".

“No habrá piedra ni mar que los proteja ni guarida ni caverna perdonada”
(Canción de Karaxu) 

¡Ni Olvido Ni Perdón: Verdad, Justicia y Memoria!
¡Sólo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!

Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Diciembre 8 de 2016

No hay comentarios :

Publicar un comentario