lunes, 28 de noviembre de 2016

EN CHILE HAY PLATA PARA LOS EMPRESARIOS, NO PARA LOS TRABAJADORES Y LA MAYORIA NACIONAL


En nuestro país, los mantenedores y reproductores del sistema de dominación que son los de la Nueva ‘Minoría’, en conjunto con la derecha, le cuidan y garantizan sus negocios y las ganancias al gran empresariado. Las cifras no mienten. Las ganancias que día a día producen millones de trabajador@s van a parar a los bolsillos de unos pocos ricos

Hace poco, l@s trabajador@s del sector público vieron reducidas sus remuneraciones. Ello, gracias a la porfiada posición del gobierno de la Nueva ‘Minoría’ que se la jugó a fondo para que se aprobara un magro y antipopular 3,2% de no-reajuste. Y decimos reducción de ingresos y no incremento salarial, por cuanto sólo el IPC de ése año será de un 3% y ya para fines de 2017, los salarios se verán totalmente afectados por el IPC del próximo año.  

La deplorable negociación del sector público, ocasionada por las fuerzas coaligadas del Bloque Político de Estado y el pésimo desempeño de la conducción de la MSP-CUT, dio pábulo para que ahora el supuesto ‘realismo económico’ -traducido en exiguos guarismos- se haga extensible a todas las negociaciones del sector privado. Un ejemplo, es lo que está ofreciendo la multimillonaria SODIMAC Homecenter –del también multimillonario grupo monopólico Solari- a sus trabajadores   

Digámoslo: en Chile los trabajos son escasos, mal pagados y las condiciones laborales precarias y flexibilizadas en extremo, todo ello instigado por el empresariado, asegurado por la derecha y avalado por la Nueva ‘Minoría’. Prueba de ello es que sólo el 55% de los 10.1 millones de l@s trabajador@s afiliad@s al privatizado sistema previsional, 5,6 millones, aportan recursos en forma sistemática. El resto, es decir, 4,4 millones, cotiza únicamente de forma esporádica.

Ello explica que 4,2 millones de chilenos tengan ahorrado en las AFP menos de $20 millones, según el reporte de junio pasado de la Superintendencia de Pensiones. Y si una persona se jubila con esos $20 millones, su pensión promedio sería de alrededor de $100 mil.

De lo anterior y considerando que ningún trabajador/a o jubilado/a en Chile debiera ganar menos de $ 422.101 mensuales, podríamos decir que si se aportara sólo una parte de las exuberantes ganancias de los bancos a septiembre pasado, $ 1.624.106.841.500, sería dable completar los fondos de esos 4,2 millones de potenciales miserables pensionados. Aparte, también se podría haber mejorado la oferta remuneracional del Estado a sus funcionari@s y ahora, a los asalariados de SODIMAC.

Mientras en Chile los salarios van a la baja, literalmente, las ganancias del capital monopólico-financiero van al alza. Un total de $148,7 billones (millones de millones) en colocaciones tiene el sistema bancario a septiembre. De estas, el Banco Santander –de capitales hispanos- lidera con el 18,06% el mercado: le sigue el Banco de Chile, propiedad de otro grupo monopólico –Luksic- que posee el 17,1%. En el tercer lugar se ubica el BCI –del grupo Yarur-, ocupando el 14,6%; mientras que en la cuarta posición, se encuentra el recientemente fusionado Itaú-Corpbanca (éste último, con preeminencia de Álvaro Saieh, un ricachón colombiano nacionalizado chileno).

Al capital transnacional tampoco le va mal en un país tan abierto a su introducción y satisfacción. Como que Enel, una de cuyas filiales es la ex Endesa (una empresa estatal vendida por migajas a los privados por los milicos), propiedad de una trasnacional energética italiana, informó hace tres semanas que entre marzo y septiembre de 2016, desde cuando se constituyó legalmente Enersis Chile, sus utilidades netas alcanzaron los $ 248.356 millones. Según los estados financieros, durante los primeros nueve meses del año la utilidad neta se elevó un 75% hasta los $326.236 millones, mientras que el Ebitda registró un crecimiento de 30% hasta los $571.489 millones.

A otro grupo de empresas que le va súper bien en estas tierras es al relacionado con el retail. Así, el pasado miércoles 16 se supo que Falabella –otro negocito de los Solari y Cía.- obtuvo ganancias nada menos que por $ 210,632 millones (US$ 320 millones) entre julio y setiembre, una cifra que estuvo muy por encima de los $ 94,688 millones de pesos de igual lapso del año pasado. Con el resultado trimestral, la compañía acumuló ganancias por $ 432,979 millones (US$ 658 millones) entre enero y septiembre, 37.05% más que en el mismo período del año pasado. La minorista chilena, uno de los más fuertes grupos monopólicos del sector en América Latina, reportó una fuerte alza en su utilidad del tercer trimestre, impulsada principalmente por el reconocimiento de un efecto contable positivo en una filial que tienen en tierras peruanas.

Por si fuera poco, los lindos de Falabella anunciaron el pasado lunes 21 que están muy optimistas sobre su ingreso a México tras elecciones de EE.UU. (o sea, para ellos Trump no es ningún ‘cuco’). CMR iniciaría operación antes de abril de 2017, y la primera tienda SODIMAC se abriría a fines de ese año o comienzos de 2018. Asimismo, previsores ellos, destacan que son inversiones a largo plazo y que la penetración de estos formatos es con algo de freno. Está por verse si en tierras aztecas los muy canallas son capaces de negarse a negociar con sus trabajadores, como lo hacen acá con l@s laburantes de la cadena de la ‘casita feliz’.

A su vez Cencosud, del grupo monopólico encabezado por el germano Horst Paulmann, éste martes 22 entregó las cifras de este año y muestran utilidades por $ 230.345 millones, cinco veces más que el año pasado. Durante el periodo, los ingresos consolidados alcanzaron $ 2.496.037 millones, con crecimiento en moneda local en todos los países, salvo Brasil, logrando acelerar las tasas de crecimiento a tiendas iguales o Same Store Sales (SSS) en Chile, Argentina y Brasil, mejorando la tendencia en ventas respecto al trimestre anterior. ¿Qué tal? Y luego don Otto se anda quejando de pobreza y no quiere soltar el billete para pagar salarios decentes a sus miles de trabajador@s.

Finalmente, pero no menos importante, otro sector empresarial que se lleva una considerable mascada de la torta del ingreso nacional es el que se ha hecho de las concesiones estatales de OO.PP., específicamente de las 21 carreteras interurbanas concesionadas. El negocio de las concesionarias a cargo de las carreteras resulta ser provechoso para algunas empresas que recuperan desde el doble hasta 14 veces el monto de inversión de una ruta. Es decir, que con las ganancias de la empresa, se podrían construir, por ejemplo, dos veces el tramo de la Ruta 5, Collipulli–Temuco, de la sociedad Ruta de la Araucanía S.A. o 14 carreteras con las mismas características que la ruta 78 de Santiago–San Antonio, a cargo de la sociedad Autopista del Sol S.A.

Asimismo, se podrían pagar 11 caminos iguales al de Santiago-Colina-Los Andes a concesión de Autopista los Libertadores S.A o 10 carreteras como las del tramo Talca-Chillán de la Ruta 5, a cargo de Talca-Chillán Sociedad Concesionaria S.A. Estás tres últimas empresas que se adjudicaron la concesión entre 1995 y 1996 bajo el gobierno de Frei, son las que más recuperan lo invertido.   

Se calcula que hay empresas que obtienen ganancias millonarias que ascienden hasta los dos billones de pesos, como la Ruta 5, tramo Santiago-Talca y acceso sur a Santiago que tiene una ganancia estimada de $ 2.339.690.328.685, donde recupera 5,14 veces su inversión.

Y, ¿qué les parece? ¿No es cierto que en Chile sólo hay plata y ganancias para los ricos, mientras que para l@s trabajador@s, que son l@s que producen esas tremendas utilidades, no hay más que sueldos miserables?

¡Solo la Lucha y la Unidad Nos Harán Libres!
¡Que la Historia Nos Aclare el Pensamiento!

Colectivo Acción Directa CAD –Chile
Noviembre 28 de 2016

No hay comentarios :

Publicar un comentario