viernes, 31 de enero de 2014

EDWARD SNOWDEN NOMINADO AL NOBEL DE LA PAZ



EEUU ARDE EN DESEOS DE VERLO ENGRILLADO Y DEPORTADO:

Dos congresistas noruegos han nominado conjuntamente al ex agente a contrata de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA en inglés) Edward Snowden para el premio Nobel de la Paz 2014.

Los miembros del partido Izquierda Socialista Baard Vegar, parte del ministerio de medioambiente, y Snorre Valen dijeron que los cambios en el debate público y en la política acaecidos a raíz de las denuncias de Snowden sobre irregularidades han “contribuido a un orden mundial más estable y pacífico”.

El estar nominado significa que Snowden será uno de las decenas de nombres que el comité Nobel considerará para la obtención del prestigioso premio, hasta este 1º de febrero. El panel de cinco miembros no confirmará quienes han sido nominados, pero, por lo común, aquellos que los proponen lo hacen público.

Esta noticia la hemos leído en The Guardian, mismo diario donde por primera vez se publicaron las filtraciones de Snowden y en cuyo subterráneo, el 20 de julio pasado, unos agentes del GCHQ (símil en UK de la NSA) verificaron que unos periodistas hicieran pebre los computadores donde se alojaban una serie de archivos con dicho material, cediendo así lamentablemente dicho diario a la amenaza judicial del gobierno británico.[1]

Por su parte, Obama (que extraña y precipitadamente se hizo de dicho Nobel en 2009) sólo desea que Snowden sea devuelto a EEUU encadenado y atado, para ser tratado y juzgado como un criminal. Snowden “debería ser devuelto a EEUU tan pronto como sea posible, donde será sometido a un debido y completo proceso”, ha dicho el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.[2] La idea de que se pudiese considerar para el galardón al ex contratista llevó a un oficial yanqui a decir que Snowden es sólo un traidor y que debería ser juzgado como un criminal.

COLECTIVO ACCIÓN DIRECTA – EQUIPO INTERNACIONAL
Enero 31 de 2014


[1] http://www.theguardian.com/uk-news/2014/jan/31/footage-released-guardian-editors-snowden-hard-drives-gchq
[2] http://www.bloomberg.com/news/2014-01-29/snowden-nominated-by-norwegian-lawmakers-for-nobel-peace-prize.html

jueves, 30 de enero de 2014

MICHAEL HARDT: EL SEGUNDO IMPERIO O EL 18 BRUMARIO DE GEORGE W. BUSCH.



EL SEGUNDO IMPERIO O EL 18 BRUMARIO DE GEORGE W. BUSCH[1]

Texto de MICHAEL HARDT, publicado en “La Multitud y la guerra”[2]
 
“Hegel señala que a veces los hechos y personajes de gran importancia en la historia mundial se repiten dos veces. Olvidó agregar; la primera vez como tragedia, la segunda como farsa”  KARL MARX.

A veces pareceríamos condenados a la repetición histórica.  De hecho, hay un exceso de fantasmas del pasado vagabundeando en nuestro presente.  Para ver su significado en nuestro futuro es necesario desechar los falsos espectros y ver cuáles de los grandes acontecimientos y figuras históricas se están realmente repitiendo hoy.
En algunos aspectos, la guerra de Iraq y la misión global del gobierno de Estados Unidos parecen repetir los viejos proyectos imperialistas europeos.  Los esfuerzos no sólo por imponer nuevos regímenes en Afganistán e Iraq, sino también para rehacer el mapa político del Medio Oriente y más aún para “reconstituir el orden global”, son concebidos en los viejos términos de la “misión civilizadora” de las viejas potencias europeas. El Presidente Bush tal vez se imagina a sí mismo como un continuador de los grandes y nobles imperialistas que dieron educación a los salvajes y llevaron la civilización al mundo.  Pero también, en otro sentido, el esfuerzo por controlar los vastos campos petroleros en Iraq y Medio Oriente, ciertamente nos recuerdan las guerras imperialistas de saqueo y acumulación de riquezas, como la guerra de los Bóers, que los británicos emprendieron hace un siglo para tomar el control de las grandes minas de oro de Sudáfrica.  Ayer, sangre por oro; hoy, sangre por petróleo.
A pesar de las similitudes, los viejos imperialismos no nos ayudan a entender la situación actual o a iluminar las posibilidades de nuestro futuro.  Es verdad que los arquitectos de la guerra de Iraq han creído que los Estados Unidos puede repetir la gloria del gran imperialismo, sólo mejorándola, haciéndola más eficiente esta vez. Y muchos de los oponentes a las políticas estadounidenses también han creído esto rápidamente, y han retornado a los viejos discursos y conceptos antiimperialistas. Estas comparaciones son realmente trajes mal puestos que ocultan lo que está sucediendo por debajo. La verdadera repetición histórica está más cercana a nuestro hogar. Se puede decir que Estados Unidos está repitiendo la Guerra del Golfo de 1991, y así es ciertamente, pero hay un elemento mucho más importante que se repite: el coup d’ Ëtat dentro del sistema global, un nuevo 18 Brumario, que ahora es una repetición de padre a hijo en lugar de tío a sobrino. Por coup d’ Ëtat entiendo la usurpación del poder dentro del orden legal por un elemento monárquico y unilateral y la subordinación a éste de las fuerzas aristocráticas multilaterales.
El coup d’ Ëtat de Bush fue concebido en su tiempo como la creación de un nuevo orden mundial.  Después de la caída del Muro de Berlín y el colapso del orden bipolar de la guerra fría, la primera Guerra del Golfo sirvió para establecer los términos de la nueva estructura global de poder.  Estados Unidos, como la única superpotencia sobreviviente, tomaría preeminencia sobre los demás poderes, pero no podría el mundo por sí solo.  El papel de Estados Unidos en el Primer Imperio combinaba superioridad y colaboración. Podía ejercer poderes monárquicos, especialmente en asuntos militares, pero al mismo tiempo podía colaborar en un sistema de poder global constituido por un red de poderes  de variadas capacidades y formas, que incluyen a los demás Estados nacionales dominantes de Europa y Japón, junto con las grandes corporaciones capitalistas y las organizaciones supranacionales como la ONU, el Banco Mundial y el FMI, entre muchas otras. La característica principal del Primer Imperio  fue que la superioridad monárquica de Estados Unidos no contradijo ni obstruyó la participación de las variadas fuerzas aristocráticas en el sistema de poder global.
El coup d’ Ëtat de Busch hijo, que arranca en nombre del unilateralismo, es un paso adelante en la concentración del poder global en las manos del monárquico Estados Unidos. Lo que queda claro con la nueva doctrina estadounidense de guerra preventiva y reestructuración política es que Estados Unidos intenta subordinar de manera radical a los poderes aristocráticos, creyendo que puede dirigir al mundo por sí solo o, en su defecto, con la ayuda de unos vasallos activos.  Se advierte a los otros países que se alineen y sigan su liderazgo, no porque sean necesarios, sino por su propio bien, porque no seguir el liderazgo estadounidense los debilitaría y los haría irrelevantes.
Mientras Busch hijo juega al pequeño Bonaparte, las Naciones Unidas y los Estados europeos, particularmente Francia y Alemania, junto con el Partido Demócrata en Estados Unidos, se encuentran en la misma posición que los partidos parlamentarios burgueses de la Francia del siglo XIX, insistiendo en el multilateralismo en contra del unilateralismo del emperador. Ésta es la verdadera repetición histórica. De hecho la lucha entre Estados Unidos y la ONU, los esfuerzos estadounidenses por dividir Europa, y los conflictos en la OTAN expresan la esencia de los acontecimientos aún más que la misma guerra de Iraq. Esto es lo que la jerarquía del segundo Imperio –el nuevo orden Mundial II- ha puesto en juego en los años recientes.
Cada repetición histórica, sin embargo, viene con sus diferencias, y no es que el primer evento tenga el peso de una transformación creativa y trágica, mientras que el segundo nos presente una mascarada grotesca.  El golpe de Estado de Busch hijo se parece al del padre en que ambos tratan de concentrar un mayor poder en manos de Estados Unidos. En el primer Imperio, no obstante, el papel monárquico de Estados Unidos en el nuevo orden mundial encontró su contrapeso en una amplia participación aristocrática en una red de numerosos poderes diferentes.  Hoy esta naturaleza dual del Imperio –la superioridad estadounidense con una amplia colaboración- parece haberse deteriorado completamente. Por una parte una Europa unida, la ONU y otros poderes multilaterales amenazan con presentar una verdadera alternativa para acotar la superioridad global de Estados Unidos (no hay que subestimar la amenaza que el euro y el yuan representan frente al monopolio global del dólar). Por otra parte, el segundo Imperio de Bush hijo trata de separar a Estados Unidos de los demás poderes y deshacerse de toda colaboración innecesaria. En ambos lados podemos ver que se ha hecho trizas la concordia entre los poderes monárquicos y aristocráticos del primer Imperio, que se ve como algo cada vez menos posible.
Hace más de dos años desde que Estados Unidos declaró su victoria en Iraq y cada vez es más innegable y claro que la aventura unilateralista de Busch, el hijo, ha probado ser insostenible. La ocupación estadounidense es un desastre y sólo ha conducido a una gran inestabilidad y a la guerra civil en Iraq. La situación global está caracterizada por una creciente inseguridad y desorden.  El segundo Imperio fracasó casi antes de comenzar. Parecería hasta el momento que el coup d’ Ëtat no puede avanzar, pero tampoco retroceder. Llegados a este punto, nadie puede poner en duda que la actual mascarada de Estados Unidos como poder imperialista, capaz de dictar unilateralmente el orden global, puede eventualmente colapsar bajo el peso de sus errores.  Pero ésta no es una ocasión para regocijarnos de inmediato, porque su muerte no parecería ser rápida y pacífica.  Cuando un coloso se derrumba, deja una estela de devastación con su caída.  Más aún, siguiendo con las metáforas este segundo Imperio ha conjurado con su hechizo a las más oscuras y violentas fuerzas del bajo mundo, un legado que puede sobrevivir a sus conjuradores y continuar por años engendrando muerte y destrucción.
La cuestión importante, sin embargo, es la de ¿qué fuerzas pueden emerger y presentar alternativas para el fallido segundo Imperio de Busch hijo, y limitar de ese modo la devastación forjada por sus métodos criminales? De hecho lo más sobresaliente en la actual situación política es la falta de alternativas poderosas. En particular en Estados Unidos y en Europa, cuando la política del segundo Imperio se ha mostrado insostenible, encontramos que todas las ideologías dirigentes capaces de competir con ella tienden también a marchitarse al permitir al fallido proyecto continuar su movimiento sin transformarse, sin morir. Vemos también, sin embargo, junto con la reaparición de los poderes del primer Imperio, el nuevo orden mundial de Bush padre que combina la superioridad monárquica con la constante y necesaria colaboración de los diversos poderes aristocráticos. Este proceso de restauración del primer Imperio indudablemente continúa, quizás de forma interrumpida y accidentada, pero no obstante inexorable.
Sin embargo, otras alternativas que rechazan ambos marcos imperiales son posibles y emergerán.  De hecho no hace tanto tiempo, el 15 de febrero del 2013, cuando cientos de miles en todo el mundo marcharon contra la invasión de Iraq, pareció por un momento emergía un segundo superpoder capaz de crear una alternativa frente a todas las formaciones imperiales. Hoy, no obstante, a pesar de que la guerra, la ocupación y el conjunto del proyecto político del segundo Imperio están fallando, este segundo superpoder parece haber desaparecido completamente. Sí, claro, continúan existiendo innumerables resistencias contra el comando imperial, pero por el momento no aparece una alternativa coherente emergiendo en el horizonte.
Aquí podemos tomar nuevamente una señal de Marx.  Después del coup d’ Ëtat bonapartista y la formación del segundo Imperio en el siglo XIX en Francia, cuando las fuerzas de la revolución menguaron hasta su punto más bajo, Marx extrajo razones para su optimismo. Él no abogó, por supuesto, por el multilateralismo de los partidos burgueses en contra del emperador unilateralista.  Más bien, vio el conflicto de los poderes dominantes como un pasaje a través del purgatorio, en el que las fuerzas revolucionarias aparentemente inexistentes construían túneles ocultos, escondidos de la luz, esperando el tiempo de emerger. No tenemos intención de tomar partido por ninguna de las fuerzas que luchan por el poder en el pináculo de la jerarquía global –Estados Unidos, Europa, la ONU, Blair, Chirac, etcétera. En lo que Marx insistió sobre todo, es que debemos dejar de leer el presente como una mera repetición del pasado, vistiendo a ambas fuerzas, las de la dominación y las de la revolución, con viejas ropas prestadas.[3]  Dejemos a los muertos enterrar a los muertos. Necesitamos no solamente reconocer la novedad de las formas emergentes del poder, sino también inventar nuevas formas de resistencia alternativa. En síntesis: escribir una poesía sobre el futuro.


[1] La Stampa, abril de 2003.  La Guillotina n° 53, primavera 2004.
[2] “La multitud y la guerra” MICHAEL HARDT/ANTONIO NEGRI.  LOM Ediciones; Ciencias Humanas, ERA; 2008, pp.144
[3] Lo subrayado, ennegrecido y resaltado lo ha sido por el COLECTIVO ACCIÓN DIRECTA CAD.

lunes, 27 de enero de 2014

LA TEMPERATURA POLÍTICO-SOCIAL CUANDO SE DESVANECE ENERO EN CHILE. ANDRÉS FIGUEROA CORNEJO



La temperatura político-social cuando se desvanece enero en Chile

Andrés Figueroa Cornejo

1. Que el gabinete presentado el 24 de enero por la hace poco electa primera mandataria por un 25 % de la población habilitada para sufragar en Chile, Michelle Bachelet, en general, sólo confirma el mantenimiento de la administración de un Estado clave en la organización geoeconómica, política y simbólica del imperialismo norteamericano para Latinoamérica.
Los nombramientos de los titulares de cartera –una anécdota en la orientación estratégica del ultraliberalismo de manual que gobierna al territorio más austral del planeta desde la segunda parte de los 70 de siglo XX- fueron primero promovidos y luego aplaudidos por el empresariado y los representantes políticos de la derecha tradicional aún en La Moneda.
No es preciso detenerse mucho para conocer, por ejemplo, la función que cumplirá el nuevo ministro de Educación (¿y eventual candidato presidencial para el 2018?), Nicolás Eyzaguirre, ex ministro de Hacienda del ex presidente y luego funcionario de la ONU por decisión estadounidense, Ricardo Lagos Escobar. Eyzaguirre fue designado por esos mismos poderes como asesor y consultor del Fondo Monetario Internacional (FMI, una de las fábricas mundiales de la deuda para volver más dependientes a las economías ya dependientes) en plena tiranía pinochetista asediada por el movimiento popular. 12 años después, bajo los gobiernos civiles, fue premiado con el cargo de Director Ejecutivo del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI. Asimismo fue parte del directorio del canal 13 de televisión abierta de propiedad del grupo Lucsik y uno de los medios entrañables de los sectores más reaccionarios de la Iglesia Católica en Chile.
En la misma administración de Lagos Escobar, Eyzaguirre, ante las demandas estudiantiles por la crisis financiera del sistema de enseñanza superior, creó una forma de crédito universitario para beneficio de la banca privada –no existe una pública en Chile- con aval del Estado. Es decir, Eyzaguirre es uno de los funcionarios que gatilló el histórico movimiento estudiantil contra el lucro en la enseñanza. Al conocerse su nombramiento, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago no dudó en afirmar que “Su historia lo condena”.
La mayoría de las individualidades que completan el Ejecutivo de Bachelet tiene vínculos de parentesco o jugaron roles determinantes en materias energéticas y mineras con destrucción ambiental –humanidad y naturaleza- durante los últimos años. Ello resulta absolutamente coherente con el lugar de la economía chilena en la  organización internacional del capitalismo. El país de Salvador Allende hoy se sostiene sobre la exportación primaria de commodities ligados al extractivismo minero y maderero (celulosa); es plataforma financiera transnacionalizada; y por el retailer (tiendas comerciales y supermercados que obran también como financieras) en plena expansión transfronteriza. Es decir, capital financiero concentrado que ordena la realización del saqueo de recursos naturales, la industria de la deuda y la especulación, la seguridad social privatizada y en crisis, y la desregulación absoluta de la explotación del trabajo asalariado.  La desigualdad meridiana de los ingresos es sólo una manifestación de las contradicciones sociales producidas por uno de los más audaces procesos de acumulación y reproducción del capital en el planeta.
Claudia Pascual es la primera dirigenta del PCCh en acceder a un ministerio en más de 40 años, efecto de la incorporación de esa tienda al compuesto liderado por Bachelet. Se trata de la cartera, en teoría, destacada a enfrentar las formas más excluyentes de una sociedad patriarcal. Pascual tiene los méritos para encarar con rigor y seriedad esa y otras tareas. Sin embargo, los ministerios no operan como estancos autónomos de la dirección ejecutiva estratégica de un gobierno condicionado por los dictados imperialistas. La administración del Estado antipopular chileno funciona como una totalidad de alta unidad de sentido. Y ello sobrepasa las capacidades e intenciones de las personas en particular. Claudia Pascual es antropóloga y lo sabe perfectamente.       

2. Que el fallo de la Corte de la Haya, como ya se ha señalado en textos previos, ‘favorecerá’ al Estado peruano. Pero los Estados de Chile y Perú son eslabones necesarios para el sometimiento de América Latina a los intereses norteamericanos. De hecho, Perú y Chile no sólo sostienen fluidos acuerdos comerciales y financieros, sino que constituyen la Alianza del Pacífico, tratado de libre comercio impuesto por el imperialismo Usamericano, tanto para descalcificar el Mercosur, el Unasur y cualquier intento de acuerdo comercial sobre fundamentos simétricos entre los países de América Latina y el Caribe en la lucha de Venezuela y Cuba por dar pasos contundentes hacia el fin de la dependencia político-económica; como para intentar ralentizar la expansión china en los mercados del continente suramericano.
La llamada ‘política de las dos cuerdas separadas’ entre los Estados de Perú y Chile para referirse al mantenimiento de una actuación paralela entre los diferendos fronterizos y las relaciones económicas, es una expresión abstracta salida del diccionario diplomático y no de la realidad. La realidad corresponde a los acuerdos comerciales, la tutela norteamericana y la Alianza del Pacífico. Por eso, más allá de gestos mediáticos y declaraciones ambiguas, los dos Estados supeditarán el fallo favorable a Perú a sus relaciones comerciales.
De todas maneras, más allá de las puestas en escena por arriba, por abajo, organizaciones sociales y personas han ofrecido significativas muestras de hermandad entre los pueblos, aislando el relato y la conducta patriotera y belicosa de grupos abiertamente fascistoides de ambos países.

3. Que mientras la lucha de los trabajadores portuarios remece enero de 2014 y cobra la solidaridad activa de sus pares en Europa y EEUU a través de la disposición a boicotear el arribo de naves provenientes de puertos chilenos que no han logrado su paralización, el gobierno y el empresariado debieron llamar a una mesa de negociación, hasta ahora, ‘mesa de negación’ a las demandas laborales por parte del empresariado. En la madrugada del 25 de enero, el gobierno y los portuarios alcanzaron un pre acuerdo que debe ser refrendado por las corporaciones. Hasta hace muy poco los trabajadores negociaban sus demandas sin desmovilizarse, mientras el Estado empresarial decía negociar, pero sin dejar de reprimir violentamente el movimiento.
La huelga portuaria ha afectado las fibras sensibles de un capitalismo exportador. De ello y de su voluntad insobornable y organización radicalmente democrática dimanan sus fueros. Como se ha mencionado antes, la batalla de los portuarios, más allá de los pesos, ha encarnado un capítulo ejemplar de la resistencia de los trabajadores contra el subcontratismo y la tercerización, tendencia actualmente predominante en las relaciones capitalistas para extraer un mayor excedente de la explotación humana y de la expoliación de recursos naturales. Al interior del país, los portuarios han recibido la solidaridad de otros sectores del sindicalismo en lucha, estudiantiles y Mapuche. Y la población, en general, aprueba el combate sensiblemente, pero de manera inorgánica.
Quedan pendientes entonces y por ahora, la firma empresarial al pre acuerdo, la evaluación crítica del comportamiento obsecuente de la dirección de la Central Unitaria de Trabajadores y sus consecuencias políticas en el campo del trabajo organizado, y las potencias del pueblo trabajador para refundar un sindicalismo de lucha, independiente de los intereses estatales y del capital.       

NUEVO GABINETE DE BACHELET 2014-2017 (II):

LOS PAYASOS CAMBIAN, EL CIRCO SIGUE.

Anteriormente habíamos echado una somera visión sobre el nuevo gabinete del quinto gobierno de los sectores mantenedores del sistema de dominación chileno, que en esta ocasión tiene como gran novedad la inclusión del reformismo obrero clásico, con lo que dichos sectores terminaron de dar una conformación más variopinta al Bloque Político de Estado.
        Y como recordaremos, Bachelet había dicho que nadie se repetiría el plato a cargo de un ministerio, sin embargo lo hacen tres de sus boys: el PPD Nico Eyzaguirre, el PRSD José A. Gómez y el DC Burgos.    
        El hombre en Interior, el PPD Rodrigo Peñailillo, fue uno de los coordinadores de su programa, al igual que el de Hacienda, el PS Alberto Arenas, teniendo ambos una aceptación transversal por parte de las camorras directivas de los partidos de la Nueva ‘Fechoría’. Dichos cuadros concertacionistas fueron jueces y partes en la definición de la plantilla de nominados para asumir las diversas carteras, por cuanto coordinaron los nombres que recibieron de esos partidos y a su vez ellos asesoraban a Bachelet sobre su pertinencia y destino.
        Varios PPD connotados intentaron sin éxito quedar en la primera división del poder ejecutivo, detrás de la ‘Gordi’. Así, el ex comunista Pato Hales no repostuló a la Cámara y no pasó nada con él. También se funaron José Goñi, que anhelaba dirigir la Cancillería, Carlos Estévez y Jimmy Pizarro.    
Otros fueron francamente olvidados a la hora de elegir, como fue el caso del DC Julio Valladares, pero que ahora espera de consuelo ser elevado a subsecre de la SEGPRES. También de la falange facciosa aguaitan a esa segunda línea del poder, cuales son las subcretarías, Sergio Micco, Guille Larraín y Marcelo Albornoz.  
        El PC, que se hizo el huevón harto rato, igual esperaba colocar más fichas en el ejecutivo. No obstante, podría tener lo suyo en las subsecretarías, con nombres como el siempre perdedor Camilo Ballesteros, Patricio Palma y el dire de ICAL Marcos Barraza.
        Luego de publicado nuestro análisis anterior, un compañero nos recordó un par de interesantes datos:
Víctor Osorio, el ex IC y ahora devenido ministro de Bienes Nacionales, efectivamente tuvo participación en la FESES y el movimiento estudiantil de los “80. Luego de la imposición de la actual bastarda democracia, trabajó en La Tercera, mostrando allí un peculiar estilo en varios artículos sobre el FPMR, lo que junto con otras prácticas fueron dando pistas sobre su vinculación con la siniestra ‘Oficina’.
Por su parte, el Nico Eyzaguirre (el rey del superávit estructural del 1% fondomonetarista) no sólo es un tecnócrata –lo que sería un mote muy suave a estas alturas- sino que fue director del Departamento para el Hemisferio Occidental, uno de los departamentos más importantes del FMI, fungiendo a continuación como miembro del directorio de canal 13, medio perteneciente al grupo monopólico Luksic. De experiencia televisiva no tenía un átomo, como ahora no tiene idea de Educación y menos Pública.

Ya ven, los payasos cambian, el circo sigue.


COLECTIVO ACCIÓN DIRECTA – CHILE
Enero 27 de 2014